¿Mascarillas en el aeropuerto? Algunos viajeros lo ven «exagerado», pero otros piden que «todos la lleven por seguridad»

Con el nuevo brote de coronavirus COVID-19 que se ha desarrollado en Italia, donde ya se han registrado más de 200 infectados y un total de 7 muertos, en los aeropuertos españoles se empiezan a ver muchos viajeros con mascarillas.

Desde los aeropuertos de España, de momento, las medidas son únicamente informativas, aunque desde el Ministerio de Sanidad han informado a los aeropuertos para que se le pueda dar a los viajeros las recomendaciones necesarias en caso de que se tenga que activar el procedimiento de actuación establecido para los puntos de entrada al país.

En el cartel informativo que proporciona AENA a través del Ministerio de Sanidad, se recomienda a los viajeros procedentes de China, aplicable ahora también para Italia, que vigilen su estado de salud durante los 14 días posteriores al viaje o, en caso de presentar «sintomatología compatible con una infección respiratoria aguda», deberán quedarse en su domicilio e informar telefónicamente a través del 112. Esta información, que se encuentra su web, también está colocada en los aeropuertos españoles.

En cuanto al uso de mascarillas, el Ministerio de Sanidad recomienda como medida preventiva «evitar el contacto con otras personas y colocarse una mascarilla si no se puede evitar ese contacto». Esta medida, provoca división de opiniones entre los pasajeros, algunos de los cuales consideran exagerado el uso de mascarilla. Otros, por el contrario, piensan que todos los pasajeros deberían llevar una.

Iuliana S. Apostu ha aterrizado a las 12:00 horas de esta mañana en el aeropuerto de Bologne, en Italia. «Simplemente nos han tomado la temperatura» al desembarcar del vuelo, cuenta a 20minutos. Además, asegura que los únicos que llevaban mascarilla, aparte de algunos pasajeros, eran «quienes tomaban la temperatura» y «el personal de limpieza». «Ni las azafatas, ni la policía llevaban», añade.

También ha estado visitando la ciudad, toda la visita con mascarilla. «En el centro de la ciudad, donde hay turistas, sí que hay gente con mascarillas. De hecho, en las farmacias ya no hay existencias», relata Iuliana. Sin embargo, la situación es muy diferente en otras partes de la ciudad: «En las zonas periféricas se asombran de ver a gente con mascarillas», añade. Además, ha entrado a una farmacia para adquirir otra y les han informado de que la mascarilla «no hace mucho» para evitar el contagio.

Rosa, que este lunes tomará un vuelo desde el aeropuerto de Málaga con destino a Amsterdam asegura que sí usará mascarilla: «Yo la voy a usar porque, la verdad, es mejor prevenir que curar». Además, añade que no cuesta nada ponérsela, que nunca se sabe: «Creo que todos deberían llevarla por seguridad».

Javier, que ha aterrizado en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez este mismo lunes procedente de Lanzarote, asegura que no ha visto muchos pasajeros con mascarilla allí: «Había algunos que sí, pero la mayoría no llevaban». «Entiendo que en recintos cerrados donde se mete mucha gente de distintas nacionalidades, haya que tomar ciertas medidas de prevención, pero yo estaba tranquilo y ni me lo hubiera planteado», añade sobre el uso de mascarilla.

En Atenas el aeropuerto se ha llenado de mascarillas: «Estoy en el aeropuerto de Atenas y, tanto al llegar como ahora al irme, hay un montón de gente con mascarilla», asegura Cristian Sánchez, otro viajero español.

Sin embargo, los 265 vuelos programados para este lunes entre España e Italia se han dado con normalidad, aunque los aeropuertos italianos estaban más vacíos que de costumbre, informa la agencia Altas. Además, algunos de los viajeros aseguraban que no han podido usar mascarilla, ya que este producto se encuentra agotado en el país.

También, muchos de los estudiantes españoles que se encuentran en Italia de Erasmus han decidido regresar antes de tiempo ante la amenaza del coronavirus. Otros, que tenían previsto viajar a Italia de Erasmus próximamente, han visto cancelado su viaje a causa del nuevo brote.