¿Qué diferencia hay entre una gripe común y el nuevo coronavirus?

El pánico crece por la incertidumbre que rodea el nuevo coronavirus, bautizado como Covid-19. Los parecidos entre este virus y la gripe común son tantos que cuesta diferenciarlos. Ahora, los ciudadanos que se encuentren en sus casas con los síntomas de un resfriado tendrán dudas de si están infectados con el Covid-19 o es una gripe estacional. 20minutos ha hablado con expertos para que expliquen las diferencias y semejanzas que hay entre esta epidemia y el resfriado común.

Ester Lázaro, investigadora científica en el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), apunta que son «dos familias distintas de virus«, que comparten características. Estos dos tipos de virus tienen su origen en los animales, en concreto de las aves. «Los virus de la gripe no les causa ningún síntoma de enfermedad a las aves salvajes, entonces de ahí vienen directamente o por otro animal que haga de intermediario y se los pasa a los seres humanos».

Los coronavirus son originados por los murciélagos y éstos se lo pasan la especie humana, y en el caso de la grive es a través de procesos que tienen lugar dentro, sobre todo, de las células de los cerdos.

«Los síntomas son muy parecidos«, explica Juan José Badiola, director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de Zaragoza. La fibre, tos seca, dificultad respiratoria, dolor de cabeza, garganta irritada, dolor muscular, etc. Son síntomas que se pueden dar tanto en el Covid-19 como en la gripe común.

En el caso de los coronavirus, SARS, MERS y Covid-19, además de darse problemas respiratorios, pueden provocar directamente neumonía. «Mientras que la gripe es más difícil que cause neumonía y si lo hace, es como una causa secundaria en personas que ya tengan alguna enfermedad previa», señala por su parte Ester Lázaro.

Un factor importante es la tasa de transmisibilidad, que es a cuántas personas se transmite el virus. «Con la gripe porcina hablaban de 1,5 y con el coronavirus están hablando de 1,5 a 3,5«, señala Rafael Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH).

La forma de contagiarse es parecida en ambas enfermedades: por la vía respiratoria de una persona infectada a una sana. Cuando toses o estornudas, esas gotas contaminan el ambiente, pero señalan no tiene mucha recorrido. Rápidamente cae al suelo.

Sin embargo, los expertos apuntan a que lo peor es tocar objetos con las manos una vez que toses porque la otra persona puede tocar ese objeto y se puede contagiar. Por eso, se está insistiendo en lo fundamental, «que no son las mascarillas porque eso no sirve de mucho», que es lavarse las manos. Con ello, se acaba con las posibilidades de contagio.

«La letalidad, con la gripe está entre el 0,4 y el 1,3, que depende también de variaciones y de la situación de base», detalla Ortí. Por ejemplo, en personas mayores, lógicamente, aumenta las proporciones hacia un 6 o 7. Mientras que con el Covid-19 está con el 0,8 y el 2,3. Unas cifras que van variando porque todavía no se conoce del todo el alcance de este nuevo virus.

«La mortalidad es mayor en el Covid-19, pero no tanto como para generar todo este alarmismo«, explica la investigadora Lázaro. «Ni el virus tienen un índice de mortalidad tan alto ni tampoco se contagia tan fácilmente», detalla.

«No vamos a despreciar ninguna muerte, pero es importante tenerlo en cuenta que afecta sobre todo a personas mayores. La mayoría de las personas que se vayan a contagiar, no les va a pasar nada, tranquiliza.

La respuesta es sí. Cuando la gripe se convierte en una enfermedad estacional, ya es una afección con la que estamos acostumbrado a convivir. Tenemos vacunas, antivirales y por eso podemos deshacernos de ella fácilmente, resumen los expertos. El problema con el nuevo coronavirus es que no tenemos vacuna «porque, literalmente, no dio tiempo a hacerla».

«No hay ningún anitviral que esté diseñado para ellos. Se están probando antivirales que ya funcionan bien en otros virus porque a veces los virus comparten características comunes cuando infectan y a veces un antiviral que funciona para un virus puede funcionar para otro. Si tuviéramos esa suerte, pues igual tendríamos un tratamiento», señala la científica del INTA.

En la misma línea, el presidente de la SEMPSPH asegura que «cuando el cuerpo se adapte y haya vacuna, será un resfriado más«. «Como la gripe, dará un susto a personas en unas determinadas edades y complicaciones. Esto es bueno de decirlo para tranquilizar a la gente».

«Cuando te enfrentas a algo nuevo, la incertidumbre genera mucho miedo«, concluye Lázaro.