Cómo conciliar vida laboral y familiar cuando tu pareja es también tu compañero de trabajo

¿Es posible conciliar la vida laboral, familiar y de pareja cuando además se trabaja mano a mano con nuestro compañero sentimental? ¿Es factible en una situación así no llevarse los problemas del trabajo a casa o los de la alcoba al negocio? ¿Se puede mantener la chispa cuando se pasan tantas horas juntos? Un ejemplo de todo lo anterior lo encontramos en Isa Sánchez y Juanmi Olivares, pareja, padres recientes y socios fundadores de Más y Mejor, proyecto online con el que ayudan a otros emprendedores a mejorar la planificación de sus tiempos y sacarle el mayor jugo posible a las 24 horas del día.

Estos dos ingenieros informáticos decidieron hace una década liarse la manta a la cabeza y seguir el camino de sus propias ilusiones. «Aunque a la vista del todo el mundo teníamos éxito profesional, queríamos tener más libertad, más tiempo para nosotros y eso es difícil trabajando por cuenta ajena», cuenta Juanmi a 20minutos. Esa fue la primera piedra para dar vida a su empresa: «Aprendimos mucho investigando sobre gestión del tiempo, planificación, cómo rendir más, cómo tener mejores hábitos y todo eso lo trasladamos a Más y Mejor». Porque precisamente eso, la planificación y la jerarquización del tiempo son las herramienta que, según ellos, debemos aprender a dominar para conciliar vida personal y trabajo. En esta entrevista nos descubren algunas de sus claves.

Como pareja que trabaja junta y que además tiene que conciliar la vida laboral con la familiar. ¿Cuál es el secreto para llegar a todo sin morir en el intento?

Isa: Para nosotros es básico hacer cada semana lo que llamamos la agenda de planificación semanal. Cada fin de semana, el sábado o el domingo cuando tenemos un hueco, nos ponemos y vemos que prioridades tenemos para la semana siguiente tanto a nivel personal como profesional y organizamos todo en el calendario. Nuestro calendario es como un tetris de colores, todo está agendado, no solo las cosas profesionales sino también las personales: cuándo voy a hacer ejercicio, cuando voy a dedicar tiempo a la familia… Puede resultar muy friki pero realmente funciona porque cuando lo pones en el calendario y tiene una fecha es como un compromiso contigo mismo. Igual que cuando tienes una cita médica, la marcas y no fallas, si marcas un compromiso contigo en el calendario al final lo haces. Es una manera muy visual de ver toda tu semana, qué cosas tienes que hacer y qué tiempo libre te comprometes también a dejar para disfrutar.

¿Y qué ocurre cuando las expectativas de cosas que quieres hacer no se corresponden con lo que finalmente acabas haciendo o no puedes cumplir todos esos hitos?

Juanmi: Una pregunta que siempre hacemos a las personas que vienen a vernos es: ‘Al final de la semana o al final de tu mes, ¿sabes qué tiempo estás dedicando a cada tarea o cada proyecto que estás haciendo en tu negocio?’ El 90% de la gente nos dice que no. No saben medir el tiempo que dedican a cada cosa. Nosotros siempre utilizamos una frase que es: lo que no se mide no se puede mejorar. Si no puedes medir tu tiempo es imposible que puedas mejorar algún tema de gestión tanto en tu vida personal como en la profesional. Una vez que empiezas a medir el tiempo si los resultados no son los que tú esperas puedes tirar de histórico, recurrir a esa información de medición y podrás analizar si lo que has estado haciendo te ha acercado más o menos rápido a tus objetivos y entonces cambiar de estrategia. Einstein solía decir ‘si quieres ver resultados distintos no hagas siempre lo mismo’.

Isa: También hay que verlo como algo normal porque surgen imprevistos en el día a día, cosas que hay que atender y no las tenemos planificadas. Por eso no hay planificarlo todo, debes dejar huecos en el calendario que puedas luego mover y ser flexible, y entender que eso va a pasar, que surgirán imprevistos que vas a tener que atender y que tendrás que mover otras cosas. Pero sobre una planificación previa, todo eso será mucho más fácil. Además, es un hábito que vas aprendiendo. Poco a poco irás estimando mejor lo que tardas en hacer cada tarea y lo harás mejor. Tendrás menos imprevistos cuando sepas planificar y adelantarte a lo que puede surgir.

¿Y qué consejo le daríais a una pareja que trabaja junta para no llevarse el trabajo a casa o bien para separar los dos ámbitos si trabaja en su propia casa?

Isa: Es verdad que no es fácil y más cuando haces algo que te gusta y se trabaja en el mismo proyecto porque al final hablas mucho del trabajo. Pero hay que intentar marcar momentos para la pareja o familiares en los que está prohibido hablar de trabajo y si se trabaja en casa, marcar zonas. Por ejemplo, en la habitación donde dormimos o estamos con nuestro bebé está prohibido hablar de trabajo. Tener lugares y momentos en los que está prohibido hablar de trabajo viene bien y también obligarse a hacer actividades juntos fuera del trabajo.

Juanmi: Es bueno marcar también un día libre a la semana para lo que pueda surgir, un imprevisto o algo importante.

Y en el caso contrario, ¿en qué nos puede perjudicar tratar asuntos domésticos en el trabajo – un arreglo de la casa o un viaje- o llevarnos a los niños?

Isa: Si tienes un sitio físico de trabajo independiente de la casa lo ideal es separarlo bien. Si vas a dedicar tiempo a tus hijos tienes que estar solo con ellos, no estar a medias haciendo cosas del negocio. No puedes estar jugando con una mano y con la otra con el teléfono o el email. El tiempo pasa sin darte cuenta y no te enteras porque no lo estás viviendo realmente.

¿Cómo se puede mantener la chispa con la pareja cuando se pasa tanto tiempo con ella?

Juanmi: Pues sobre todo teniendo espacios para los dos, al menos un par o tres al mes. Un tiempo de desconexión total, exclusivo para la pareja ya sea para una cena, un viaje, un paseo, conectar con la naturaleza… pero algo para estar los dos solos. Cuando hay niños es más complicado pero hay que intentarlo y dejar, además, que cada vez sea uno de los miembros de la pareja quien planifique.

¿Es recomendable reservar espacios de intimidad o para “asuntos propios” ajenos a la familia y la pareja?

Juanmi: Eso es vital. El hecho de que cada uno de los miembros de la pareja tenga distintas aficiones, respetarlas por separado y tener esos espacios es importante para la familia y la relación de pareja. Hay que seguir manteniendo un espacio para uno mismo.

Isa: Para eso también es fundamental la planificación familiar. Saber que huecos tiene cada uno para sus cosas y necesidades: por ejemplo, el tiempo que yo puedo usar para ir a yoga debemos planificarnos para que él pueda estar con nuestro bebé. No podemos ir cada uno por un lado porque somos una familia. Es importante la coordinación y planificación por adelantado.

¿Qué ofrecéis desde Más y Mejor a todas aquellas personas que quiere mejorar su productividad y planificación de tiempos?

Isa: Está dirigido a personas que se sienten estresadas, que no llegan a todo y que no saben priorizar… Les enseñamos a saber ponerse objetivos, a evitar procrastinar, a no perder el tiempo en el día a día con redes sociales, televisión… para poner foco en lo más importante para ellos y vivir una vida más feliz que es el objetivo de todo el mundo. Se trata de aprender a instalar hábitos. Una vez integrados cualquier persona va a ver que es más fácil llevarlos a cabo que no y eso es casi mágico.

Vosotros sois un ejemplo de emprendimiento. ¿Cómo animaríais a una persona que se lo está planteando a dar el salto?

Juanmi: A nosotros nos hicieron cambiar preguntas como: ¿cuál es tu sueño?, ¿qué es lo que quieres hacer antes de morir?, ¿qué es lo que te gustaría conseguir en tu vida? Son frases que te ponen de frente contra todos tus objetivos. Al final cuando estás en una empresa estás trabajando para los sueños de otros no estás construyendo los tuyos. Sin embargo, cuando emprendes, cuando empiezas a ayudar a las personas con lo que sabes hacer y lo que realmente te gusta, esa capacidad es infinita y no hay límites. Ahora mismo el tema del emprendimiento digital está empezando. Es tan grande la oportunidad para crear tu propio negocio que si realmente tienes un sueño y te comprometes con él, las posibilidades son inmensas. Claramente no es cuestión de unas semanas, porque hay que formarse, trabajar y poner toda la carne en el asador.

Isa: Esto tiene que ver con hacer mucho trabajo de desarrollo personal, de mirar hacia dentro, ver qué es lo que tu quieres, en qué eres bueno o cuáles son tus talentos… Intentar poner todo eso al servicio de los demás para ayudarles y crear un negocio en función de eso. Es muy gratificante saber que puedes ayudar a alguien y al mismo tiempo que esto te dé la libertad de vivir como tú quieres.