Mercurio, salmonela, anisakis, listeria… ¿Qué alimentos se deben evitar para tener un embarazo saludable?

Comer de una forma variada y equilibrada es fundamental durante la gestación. Tanto la madre como el bebé necesitan recibir todos los nutrientes que puedan satisfacer sus necesidades alimenticias. Sin embargo, hay aspectos importantes en la alimentación en el embarazo que muchas madres desconocen.

Lo primero es que «comer por dos» no es nada recomendable. De hecho, es fundamental que las futuras madres no suban demasiado de peso, ya que esto podría perjudicar al bebé. Lo mejor es reducir las cantidades y hacer más comidas al día, eso sí, siempre comiendo «de forma variada y equilibrada», como nos recuerda el doctor Julio Maset, médico de Cinfa.

Lo segundo es que en la dieta deben estar presentes alimentos ricos en ácido fólico. También, conviene reducir el consumo de sal para evitar subidas de tensión y de azúcar para prevenir la ganancia de peso por encima de lo recomendado. Lo adecuado es un máximo de 12 kilos.

En la alimentación en el embarazo existen algunos alimentos de riesgo que es conveniente conocer pues tan solo «6 de cada 10 mujeres» los evitan, como nos informa Julio Maset. Su consumo puede provocar infecciones e intoxicaciones que pongan en riesgo la salud de la madre y la vida del bebé.

Entre los alimentos de riesgo se encuentran el pescado crudo que puede transmitir anisakis. El dolor abdominal, náuseas, vómitos e incluso dificultad respiratoria son algunos de los síntomas más frecuentes.

La carne cruda también debe evitarse durante el embarazo y, con ella, los embutidos. De esta manera, se evita el riesgo de contraer toxoplasmosis que suele cursar con fiebre y fatiga. En algunos casos, el bebé puede convulsionar.

Las verduras mal lavadas o los lácteos no pasteurizados pueden provocar listeriosis. Esta infección es muy grave. Sus síntomas pueden ser similares a los de una gastroenteritis. En ocasiones, su consumo puede causar septicemia.

Consumir huevo crudo también es un alimento de riesgo durante el embarazo, pues puede provocar salmonelosis. Cuando se contrae suelen aparecer vómitos, fiebre, diarrea y sangre en las heces.

Finalmente, evitar comer pescado azul, en especial aquellos que son de gran tamaño (atún rojo, pez espada, lucio, etc.) es fundamental para prevenir el metilmercurio. Esta intoxicación puede causar ceguera, microcefalia y discapacidad intelectual.

Julio Maset brinda algunos consejos esenciales para poder llevar una alimentación saludable y segura durante el embarazo. Además de todas las recomendaciones anteriores beber el agua suficiente, no fumar ni beber alcohol es esencial para que el desarrollo del bebé no se vea afectado.

Con respecto a la carne y el pescado, deben estar presentes en la dieta. Sin embargo, conviene que nunca queden poco hechos y que se elija bien el tipo de pescado que se va a consumir. Recordemos que se debe tener mucha precaución con el pescado azul.

Finalmente, las verduras y frutas siempre es mejor que estén frescas, y que su consumo sea frecuente. Además de los consejos que pueda brindar el médico, con todo esto, la alimentación en el embarazo será no solo variada y equilibrada, sino también segura tanto para la madre como para su bebé.