Los loros gamberros que saben calcular probabilidades para sacar tajada

Uno de los loros kea, en la plataforma en la que realiza el experimento.
Uno de los loros kea, en la plataforma en la que realiza el experimento.Amalia Bastos

Los keas, unos loros que habitan los Alpes Neozelandeses destacan entre el resto de las aves por su carácter burlón, a veces incluso macarra. Se les conoce como los monos o los payasos de las montañas, porque son listos, bromistas y juguetones. Roban antenas de televisión de las casas, pinchan ruedas de turistas o arrancan sus limpiaparabrisas, sin que esas actividades les vaya a suponer ningún beneficio concreto: lo hacen porque sí, como un juego. La capacidad de estos grandes loros para interactuar con objetos está fuera de toda duda, y también su inteligencia. Pero ahora una serie de experimentos realizados con seis keas ofrece pruebas inesperadas de su lucidez mental, que les permite calcular probabilidades con la misma destreza que los niños y otros grandes simios, a pesar del reducido tamaño de sus cerebros.

Un equipo de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) aprovechó la pericia de los keas con los objetos para ponerles un reto importante: integrar información de categorías muy distintas para deducir qué es lo que más les conviene. “Nuestros resultados son muy sorprendentes porque muestran que los keas son capaces no solo de usar probabilidades para hacer predicciones, sino también de combinar información social o física para sus predicciones”, explica la investigadora Amalia Bastos, que publica su estudio en Nature Communications. “Esta es la primera evidencia de que las aves son capaces de esta forma de inteligencia general, lo que demuestra que debe haber evolucionado de manera convergente en al menos dos grupos de animales: los grandes simios y los loros”, añade Bastos. Es decir, que la evolución ha llegado a este mismo logro por dos caminos distintos.

En libertad, los keas se mueven en grupos que incluso pueden superar la docena de individuos, lo que les proporciona una inteligencia social muy similar a la de los grandes simios. Eso sí, cuando se juntan unos cuantos jóvenes machos el caos que pueden provocar es importante: las autoridades neozelandesas no paran de advertir a los turistas de que no los alimenten. Su inteligencia y su tendencia al vandalismo, sumadas a la fuerza de sus picos y su gran tamaño, pueden provocar escenas que se alejan bastante de lo que se espera al alimentar palomas en el parque. Sin embargo, en estos experimentos se trataba de alimentarlos. Eso sí, tenían que ganarse el premio.

Los investigadores adiestraron a estos loros para que supieran que recibirían una chuche a cambio de una ficha negra, mientras que las naranjas no valían nada. Entonces, les complicaron las cosas (ver vídeo explicativo abajo). Los keas veían a la investigadora coger una ficha, sin saber cuál, de un bote transparente con muchas más fichas negras que naranjas y de otro con más fichas naranjas que negras. Aunque no sabían de qué color era la que había cogido, escogían la mano salida del bote con mayor proporción de negras.

El segundo paso retorcía más la prueba. Los dos botes estaban divididos a la mitad por una barrera, y la proporción de fichas en la parte superior e inferior era distinta. Esto podía confundir al kea si no era capaz de deducir que la proporción importante en este caso es la de la parte de arriba del bote y que esa barrera física a la mitad influye decisivamente. De nuevo, los loros entendieron el reto.

En el último experimento, serían dos investigadoras distintas las que ofrecían la ficha, una por cada bote. Pero con una particularidad: los loros sabían que una de ellas tenía tendencia a escoger fichas negras al margen de las proporciones, aunque hubiera muy pocas dentro del bote. Cuando les ponían frente a ellas, cada una con un bote con fichas negras y naranjas al 50%, los keas elegían la ficha que había cogido esta monitora selectiva. Los loros entendían que les beneficia la tendencia a escoger ficha de esta persona.

Los resultados muestran que los keas puede integrar sin problemas la información física (la barrera) con la proporción de fichas y la información social (monitora selectiva) y usar todas esas fuentes de información al mismo tiempo. Bastos lo compara con la inteligencia que despliega una persona en una partida de póker: puedes deducir qué cartas tiene tu oponente combinando la probabilidad de que tenga una determinada mano de cartas y los gestos que delatan si va de farol. “Un kea puede combinar información sobre probabilidades con información social o física, igual que los humanos”, resume la bióloga.

Esta capacidad de combinar información de diferentes tipos para hacer una única predicción solo se ha demostrado hasta ahora en humanos y chimpancés. Pero los cerebros de humanos y chimpancés son muy similares entre sí, mientras que son estructuralmente diferentes de los cerebros de las aves, advierte Bastos.

Este estudio, como uno publicado hace unos días sobre abejas, añade más evidencias al debate sobre las inteligencias animales al margen de los grandes mamíferos. “Este trabajo muestra que un animal con un cerebro del tamaño de una nuez es capaz de pensar con flexibilidad, de una manera general. Esto sugiere que esta forma de inteligencia ha evolucionado al menos dos veces en el reino animal”, afirma Bastos. Y añade, sobre la repercusión de este tipo de conocimiento: “Hasta ahora, hemos modelado sistemas de inteligencia artificial sobre cerebros de mamíferos. Ahora parece que los cerebros de los pájaros podrían proporcionar inspiración para desarrollar una inteligencia artificial capaz de realizar pensamiento de dominio general”.

Puedes escribirnos a javier@esmateria.com o seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.