Una de cada diez personas será sorda en 30 años por causas que podrían evitarse

Una de cada diez personas será sorda en 30 años por causas que podrían evitarse. Es la advertencia que hace la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) con motivo del Día de la Audición, que se conmemora el 3 de marzo.

Esta sociedad médica se ha unido a la campaña «Disfruta los sonidos de tu vida» impulsada desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), que alerta sobre el riesgo de padecer pérdida de audición por la exposición al ruido en contextos recreativos.

Los factores de riesgo son la excesiva exposición a ruidos intensos, una mala alimentación y el consumo excesivo de fármacos ototóxicos. Según datos de la OMS, 466 millones de personas a nivel mundial padecen pérdida de audición discapacitante, de ellas 34 millones son niños, y el 60% de los casos en población infantil son evitables.

Según la SEORL-CCC, los factores para prevenir daños auditivos serían: una alimentación sana, rutinas diarias de ejercicio, no manipular ni dañar los oídos al limpiarlos y no abusar de antiinflamatorios y medicamentos como aspirinas o diuréticos que podrían afectar el sistema auditivo.

«Lo importante es protegerse frente al ruido, por ejemplo, en lugares de trabajo con maquinaria ruidosa, en áreas recreativas o salas de conciertos o del uso prolongado y a volúmenes altos de reproductores de audio», resume el doctor Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de esta sociedad médica.

Admite que a veces es «difícil concienciar» de esos riesgos a los más jóvenes que se mueven en ambientes con altos decibelios, como por ejemplo bares, discotecas y conciertos. «La OMS nos alerta que ahora mismo hay más de mil millones de jóvenes con riesgo de padecer problemas de audición simplemente por estos hábitos poco saludables de escuchar la música demasiado alta», señalado Lassaletta.

María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC, ha coincido en que además de la edad, el ruido es el primer causante del deterioro auditivo debido al uso de audífonos en teléfonos móviles.

«Por dar un ejemplo: el tráfico supone 85 decibelios y debemos saber que 80 decibelios no afectan nuestra audición incluso con una exposición de 8 horas, sin embargo, un posible daño auditivo no sólo depende de la intensidad, porque si yo aumento volumen a esos 80 decibelios, debo disminuir el tiempo de exposición», ha explicado.

Según Joan Zamora, presidente de la Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España, existen 17.500 personas con sordera severa o profunda que utilizan este tipo de implantes, de ellos el 43% son niños y el 57% son adultos. El especialista ha reconocido que el problema actual es la lista de espera para adultos que requieren este tipo de audífonos.