Sanidad recomienda a los jóvenes entre 12 y 18 años vacunarse contra la bacteria que produce la neumonía y la meningitis

El Ministerio de Sanidad ha lanzado una nueva campaña para recomendar a los jóvenes de 12 a 18 años vacunarse frente al meningococo A, C, W e Y, al ser la población más candidata a tener esta bacteria en la garganta, a través de la cual se puede contagiar la enfermedad meningocócica sin padecerla.

Se trata de una patología infecciosa aguda causada por la Neisseria meningitidis, la cual se clasifica en función de su composición bioquímica en 12 serogrupos, si bien la mayoría de los casos están causados por los de tipo A, B, C, W, X e Y. Los síntomas que la caracterizan son la meningitis, bacteriemia y sepsis, aunque también puede presentarse como neumonía, artritis séptica, pericarditis, uretritis y conjuntivitis.

Con frecuencia la N. meningitidis permanece en la nasofaringe sin producir síntomas, lo que se denomina portador asintomático (aproximadamente el 10% en la población general), o bien puede progresar a enfermedad invasiva. El riesgo de desarrollar la enfermedad es bajo y disminuye al aumentar la edad.

La forma de transmisión es de persona a persona a través de las secreciones respiratorias y tras un contacto estrecho y prolongado con personas que están enfermas o con personas que transportan el meningococo en su nariz o garganta sin tener la enfermedad (portadores asintomáticos).

Desde el año 2000 la vacuna frente al meningococo C (MenC) está incluida en el calendario de vacunación infantil y, actualmente, debe seguir administrándose a los 4 y a los 12 meses de edad. Ahora bien, recientemente se ha incluido en calendario la vacuna tetravalente que protege frente a los tipos A, C, W e Y (MenACWY) a los 12 años, sustituyendo a la vacuna MenC que se administraba a esta edad. Además, se vacunará también a la población adolescente de entre 13 y 18 años.

Por ello, el departamento que dirige Salvador Illa ha publicado una nueva guía, compuesta de dos documentos, uno con preguntas y respuestas para el personal sanitario y otro dirigido a los padres, en la que pretende, mediante el desarrollo de protección comunitaria, vacunar a adolescentes y jóvenes, tanto para protegerle a ellos como al resto de la población, incluyendo tanto a la población infantil como a la adulta y a mayores.

La campaña de vacunación se va a realizar en todas las comunidades autónomas con el fin de que, en un periodo de dos o tres años, se haya logrado vacunar a toda la población de entre 13 y 18 años.

La finalidad de vacunar a adolescentes a los 12 años es, por un lado, protegerles directamente a ellos y, por otro, proteger al resto de la población. Esto se llama protección comunitaria y para alcanzarla es necesario conseguir altas coberturas de vacunación. Por eso, es doblemente importante que se vacunen todos los adolescentes», concluye Sanidad.