Añadir inmunoterapia antes de la cirugía ayuda a curar el cáncer de mama más agresivo

Añadir pembrolizumab –un tipo de inmunoterapia– a la quimioterapia antes de la cirugía incrementa notablemente la tasa de curaciones en fases precoces de cáncer de mama triple negativo, el más agresivo, según un estudio en el que ha participado el oncólogo español Javier Cortés.

Los resultados del estudio, publicados en la revista New England Journal of Medicine, demuestran, además, que este abordaje hace que sea más fácil la operación, reduce el tumor y, muchas veces, puede conservarse la mama.

El cáncer de mama triple negativo representa entre el 10 y el 15% de todos los tumores de mama y es el más agresivo y difícil de tratar.

Cortés, director del programa de cáncer de mama del Institute of Oncology en el Hospital Quirónsalud Barcelona e investigador traslacional del Vall d´Hebron Instituto de Oncología (VHIO), y uno de los tres autores del estudio, ha confesado que «de una reunión con dos buenos amigos, Peter Schmid (Reino Unido) y Rebecca Dent (Singapur), salió el primer borrador de lo que ha sido uno de los estudios más importantes en la historia del cáncer de mama triple negativo».

«Potenciar la respuesta inmunológica frente a este tipo de tumores con pembrolizumab, un fármaco que desbloquea los linfocitos, optimiza la actividad de la quimioterapia antes de la cirugía», ha resumido Cortés.

En este estudio en fase III, que compara la quimioterapia con o sin pembrolizumab antes de la cirugía y su mantenimiento posterior como adyuvante después del tratamiento para reducir el riesgo de recaída, han participado 124 centros de 21 países.

De las 602 participantes, un 64,8% de las que recibieron el tratamiento con pembrolizumab mostraron respuesta patológica completa y después de más de un año de seguimiento, 15,5 meses de media, el grupo de pacientes que recibieron pembrolizumab presentaron menores recaídas frente al grupo de placebo.

Según Cortés, «estamos a las puertas de un nuevo tratamiento estándar en este tipo de tumores, pero hemos de esperar a los datos definitivos del estudio para ver si, como pensamos, esto se traduce finalmente en un mayor número de curaciones».

El cáncer de mama triple negativo tiene una tasa de mortalidad elevada, y lo más habitual es valorar que las pacientes reciban quimioterapia neoadyuvante antes de la cirugía.

Ahora, según Cortés, este nuevo abordaje hace que la operación sea más fácil, reduce el tumor y muchas veces puede conservarse la mama, y aquellas pacientes que presentan una eliminación completa de la enfermedad en el momento de la cirugía tienen una tasa de curaciones muy elevada.