Por qué es arriesgado levantar peso en el embarazo y cuál es la forma más segura de hacerlo

Uno de los primeros consejos que se le da a una mujer embarazada es que no debe levantar peso, o al menos que no levante objetos muy pesados y que, cuando coja algo, lo haga con mucha precaución. De hecho, en caso de que el trabajo le exija este tipo de esfuerzo físico, se le debe cambiar de puesto o, si no es posible, recurrir a una baja médica.

Hacer casos estas recomendaciones es importante, pues no hacerlo pude conllevar riesgos, tanto para la salud de la madre como la del feto.

Los motivos para tomar precauciones a la hora de levantar peso durante el embarazo, son varios. Y es que, el cuerpo de una mujer embarazada no solo cambia externamente o a nivel del abdomen, sino que todo el organismo se prepara para albergar un feto que cree día a día y para el momento del parto. Así, según informa la American Pregnacy Asociation, entre otros cambios, los ligamentos se aflojan y las articulaciones se vuelven más inestables, lo que las predispone a lesionarse. La zona lumbar, debido al peso que tiene que soportar, se vuelve también más vulnerable. De esta forma, si se levanta más peso del debido se corre el riesgo de:

•Lesionarse y dañar las articulaciones.

•Padecer lumbalgia e incluso hernias.

Caídas debido a la pérdida de equilibrio que provoca que el centro de gravedad se desplace hacia adelante. Las caídas siempre son peligrosas, pero más a medida que avanza el embarazo porque el feto esta menos protegido por el líquido amniótico.

•Partos prematuros, con todo lo que conllevar para la salud del niño en un futuro. Levantan peso de manera regular multiplica este riesgo debido a que desencadenan contracciones.

•Separación o desplazamiento prematuro de la placenta.

Llevar esta norma a rajatabla a veces es complicado, pues a menudo existen hermanos pequeños a los que atender y a los que les cuesta entender por qué su madre ya no puede cogerles en brazos. BabyCenter, ‘app’ especializada en información sobre el embarazo y la crianza, y basándose en las recomendaciones del Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH) de Estados unidos, da unas pautas para levantar peso de una forma segura y el límite de peso que se puede cargar durante el embarazo dependiendo de la semana de gestación:

•Hasta las 20 semanas: 8,2 kilos si se levanta peso de forma continuada durante una hora, 16 kilos si se hace de forma puntual.

•Después de las 20 semanas: 5,8 kilos si se levanta peso de forma continuada durante una hora, 11,8 kilos si se hace de forma puntual.

Al levantar el peso, se tiene que tomar las siguientes precauciones:

•Evitar siempre que se pueda superar los 9 kilos

•Agacharse doblando las rodillas y no la cintura para recoger el objeto

•Mantener la espalda recta

•No girar el torso

•Contraer los músculos abdominales y expirar al levantar

•Levantarlo lo más cerca posible del cuerpo

•Hacer fuerza con las piernas

•No ponerse de cuclillas

•No mantener el peso estando de pie

•No doblar la espalda

•No hacer movimientos bruscos o repentinos.

Si se siente dolor o incomodidad al levantar peso, así como presión en la zona del suelo pélvico, se debe parar. Además, si por cualquier motivo se requiere levantar a menudo peso durante el embarazo, es mejor consultarlo con el médico para que evitar riesgos.