Disciplina social para frenar la curva epidémica del coronavirus en España

Frenar la curva epidémica. Esa es la clave para mitigar los efectos del coronavirus. Un concepto que se ha convertido en el mantra de esta crisis, toda vez que las autoridades han detectado que en torno al 80% de la población contraerá la enfermedad. Con un nivel de contagio tan elevado, el objetivo es ralentizar el curso de la epidemia para evitar la saturación de los servicios sanitarios. Y ahí es fundamental la colaboración ciudadana.

«Es esencial la responsabilidad y la disciplina social. Cada ciudadano debe cuidarse para cuidar así de los demás», recordó este jueves el presidente, Pedro Sánchez, quien instó a la sociedad a seguir las recomendaciones y a acatar las medidas acordadas por su Ejecutivo y las comunidades. Unas medidas que hacen hincapié en el distanciamiento.

En esa línea, el Ministerio de Sanidad ha difundido a través de sus redes sociales un vídeo del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en el que explica qué es exactamente eso de «frenar la curva». Una idea que tiene su base en la tasa de reproducción de la enfermedad, conocida como R0. «Hace referencia al número de casos secundarios que produce cada caso primario», apunta.

«Si tenemos una enfermedad que se transmite a muchas personas en muy poco tiempo, la epidemia tendrá una forma muy picuda», continúa Simón, mientras dibuja una curva en una pizarra. «Si se transmite a poca gente tendremos una epidemia mucho más lenta que puede llegar a afectar al mismo número de personas pero de forma mucho más dilatada en el tiempo», agrega y traza una segunda línea con una verticalidad bastante menos pronunciada.

El coronavirus presenta una tasa media de reproducción de 2,5, cuando la de la gripe común es de 1,3 y ya suele generar saturación en los hospitales cada invierno. Es cierto que en el caso por ejemplo del sarampión ese índice llega a ascender hasta 15, pero para esa infección existe vacuna.

«Los objetivos son proteger a las personas vulnerables y que la curva epidémica no suba muy rápidamente para no sobrecargar los servicios sanitarios. Cualquier medida que retrase la parte más alta de la curva es apropiada», señalaba hace unos días lldefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, al ser preguntado por este diario sobre las decisiones que había adoptado el Gobierno para reducir la probabilidad de transmisión.

Médicos y enfermeros de la Comunidad de Madrid, la más afectada, coinciden en que es imprescindible disminuir la tasa de infección pero hablan de que se está actuando tarde y de que ya se encuentran en un escenario de sobrecarga de trabajo. «El virus afortunadamente no es muy peligroso. Lo es más que la gripe porque provoca más ingresos y más necesidades de recursos como la UCI y respiradores, pero no es el SARS o el MERS. Tiene un índice de mortalidad que, sin ser desdeñable, no es alto. El problema que tiene es desde un punto de vista poblacional. Lo que me preocupa como profesional médico es que no se estén tomando a tiempo las medidas para que no se infecte mucha gente en muy poco tiempo», lamentaba la vicesecretaria general del sindicato de médicos de Madrid, Ángela Hernández, en otra entrevista con 20minutos.

La doctora, que además de más medios para los servicios sanitarios pedía medidas de carácter estatal, hacía igualmente un llamamiento a la sociedad para que se implique y actúe de forma adecuada. El mensaje parece que va calando y etiquetas como #QuédateEnCasa o #YoMeQuedoEnCasa se han hecho virales. Muchos usuarios de las redes sociales han expresado sus intenciones y han querido concienciar a otros. Entre todos, como apuntan las autoridades, podemos contribuir a que la curva de la epidemia sea los más plana posible.

Made with Flourish