El número reproductivo básico (R0): ¿A qué velocidad se extiende el coronavirus?

La llegada del coronavirus a España y el aumento, cada vez más rápido, de los casos de contagio han provocado medidas drásticas en muchas comunidades autónomas para tratar de frenar la expansión del virus.

Ante esta situación de crisis sanitaria se hace necesario llevar a cabo un análisis del problema, utilizando métodos que consiguen predecir la magnitud futura que va a alcanzar el coronavirus. Para ello, se puede usar el número reproductivo básico (R0).

Este número, en una situación de crisis sanitaria como la actual, sirve para estimar la velocidad con que la enfermedad, en este caso es el coronavirus, puede propagarse en una población.

Así, significa saber el promedio de casos nuevos de contagio que se generan a partir de un caso dado a lo largo de un periodo infeccioso.

Tal y como explica la Organización Panamericana de la Salud, afiliada a la OMS, este promedio es muy útil para los sistemas de salud pública, ya que permite conocer el alcance que va a tener una determinada enfermedad, lo que va a permitir calcular su repercusión y fundamentar las decisiones que se tomen al respecto.

Ya hubo un antecedente que permitió comprobar la utilidad del número reproductivo básico: la pandemia por la Gripe A que se dio en el año 2009. Aquí, también se tomaron decisiones fundamentadas en el R0 para intentar frenar el avance de la enfermedad.

Aún así, la OPS señala que aunque este indicador por sí solo es insuficiente (existen también otras formas de calcular la repercusión de una enfermedad), sigue siendo muy útil para conocer cómo se transmite la enfermedad en la sociedad.

En resumen, la utilidad de este número, permite conocer cómo y a qué velocidad se da en una sociedad y brote epidémico y esto facilita la respuesta por parte del sistema de salud pública.