Los errores que cometes con el termómetro y debes evitar ante el coronavirus

Los termómetros son, junto al alcohol y los geles hidroalcohólicos, uno de los productos más demandados en las farmacias españolas debido a la crisis del coronavirus. No obstante, hay que prestar atención a una serie de pautas a la hora de medir la temperatura corporal, ya que no siempre se hace de manera correcta.

Tal y como han explicado desde la OMS y el Ministerio de Sanidad, la fiebre es uno de los síntomas (junto a la tos y a la dificultad respiratoria) que presenta el Covid-19, de ahí la importancia de una medición correcta de la temperatura.

¿A partir de qué temperatura se considera fiebre? Según los expertos del Servicio Nacional de Medicina de EE UU, en el caso de los adultos se tiene fiebre cuando la temperatura está por encima de 37,2 a 37,5 ºC, según la hora del día. Para los niños, la situación cambia: se considera fiebre si supera los 37,2ºC al medir la temperatura bajo el brazo (axilar); 37,5ºC si se mide en la boca (oral), y 38ºC si se toma la temperatura de forma rectal.

En cuanto al tipo de termómetro, está desaconsejado el uso de los termómetros de mercurio, ya que el vidrio puede romperse y el mercurio es tóxico, por lo que la mejor opción son los termómetros electrónicos o digitales.

Existen tres formas adecuadas para tomarse la temperatura con el termómetro:

La boca: coloque el bulbo del termómetro bajo la lengua y cierre la boca, mientras respire por la nariz. Esperar a que el dispositivo pite o dejarlo durante 3 minutos en caso contrario.

La axila: coloque el bulbo bajo el brazo, en la axila, presionando a su vez el brazo contra el cuerpo.

El recto: este método se emplea especialmente en niños y bebés, ya que no son capaces de sostener el termómetro en la boca de manera correcta.

También hay que tener en cuenta que la temperatura corporal puede variar a lo largo del día, ya que suele ser más alta a primera hora de la noche. Asimismo, realizar la actividad física, comer, llevar ropa gruesa o tener una temperatura alta en el ambiente pueden influir notablemente en la temperatura del cuerpo humano.