Decoración de pequeñas terrazas y balcones para aliviar la ansiedad en tiempos de #YoMeQuedoEnCasa

Los balcones y las terrazas de toda España se están convirtiendo estos días en una auténtica vía de escape para los ciudadanos. A pesar del aislamiento casero, poder asomarse, leer un libro al sol, teletrabajar o hacer alguna comida en ellos reporta grandes beneficios: reservas de vitamina D, mucho oxígeno, mitiga la ansiedad e, incluso, propicia alguna conversación con vecinos en los que nunca habíamos reparado.

Por muy pequeños que sean balcón o terraza, la próxima llegada de la primavera y este parón forzoso propician un momento idóneo para acondicionarlos y transformarlos en uno de los espacios estrella de la casa. Estos son algunos de los trucos que recomiendan los expertos en decoración para aprovecharlos al máximo y transformarlos en auténticos espacios de desconexión y relax.

Y con un poco de ingenio no es preciso gastar dinero. Aprovechar lo que tenemos en casa, dándole una segunda vida, o reproducir las plantas que ya tenemos pueden ser maneras de lograrlo.

Las barandillas pueden convertirse en las grandes aliadas de un balcón o terraza de reducido tamaño. Se pueden aprovechar para colocar jardineras por dentro o por fuera con plantas y flores y también para colgar mesas que se extienden o pliegan según las necesidades.

Otro truco para aprovechar el espacio consiste en sustituir las tradicionales sillas por un banco, que puede ser volado (con espacio debajo para meter cosas) o bien con almacenaje para guardarlas dentro levantando el asiento. Se puede utilizar un lateral de la terraza para colocarlo en línea recta o bien hacerlo en forma de L para aprovechar un rincón.

Usar el ingenio para aprovechar al máximo los metros (o centímetros) con los que se cuenta. Un jardín en vertical en una pared, macetas colgando unas encima de otras o bien unas láminas de madera para poner jardineras pueden ser grandes aliados para liberar espacio en el suelo. Está comprobado que las plantas a distintas alturas y con verdes distintos crean efecto de profundidad. Las estanterías altas de metal o madera pueden resultar muy prácticas también para almacenar cosas.

No se gana espacio físico, pero sí visual. Existen múltiples propuestas: lámparas solares, farolillos, velas (tanto de cera como a pilas que nada tienen que envidiar a las originales), lámparas de mimbre, guirnaldas de papel o bombillas para colocar en la parte superior. Cualquiera de ellas, le harán ganar muchos puntos a las veladas nocturnas y crearán un ambiente relajado y bohemio.

Las mesas y sillas de hierro, madera o plástico que ofrecen la posibilidad de plegarse son una gran solución cuando cada centímetro cuenta. Pueden colocarse cuando estamos utilizando el espacio y recogerse cuando necesitamos que esté mas despejado.

El blanco es el color mas idóneo para dar una sensación de amplitud y luminosidad cuando la terraza o el balcón son pequeños. También resultan buena opción los colores fríos como el verde o el azul o versiones suaves de colores cálidos como el terracota, el amarillo y el ocre.

Cuando hablamos de decoración de terrazas tampoco hay que olvidar estos elementos imprescindibles:

– Todo lo que sea verde: plantas y flores en cualquiera de sus múltiples soportes (macetas de suelo o colgantes, jardineras, jardines verticales…). Ayudarán a conseguir un oasis de relax.

– Textiles que alegren: que no falten los cojines, los pufs, las colchonetas para los asientos de los bancos… Una buena opción pueden ser los estampados étnicos, los motivos vegetales o los muy coloridos en verano aunque esto va a gusto del consumidor. Una alfombra para el suelo o cortinas que crean efectos de luces y sombras con el movimiento del viento pueden generar un ambiente muy cálido y chic.

– Más madera: Los suelos de madera aportan calidez. También se puede utilizar este material para cubrir las paredes y/o colocarla en la parte delantera para crear espacios recogidos y protegerse de las miradas de curiosos.

– Mobiliario a prueba de sol: los muebles de madera, de ratán (mejor sintético), de mimbre, de bambú o, incluso, los palets (debidamente acondicionados con colchonetas y cojines) se convierten en opciones versátiles, bonitas y resistentes a la hora de decorar estos espacios. Otros clásicos que no pueden faltar en una terraza y propician el descanso y la evasión son las hamacas y sillas colgantes o diseños atemporales como las sillas Acapulco o las Butterfly.