Juguetes que contemplan y permiten la inclusión de niños con capacidades diferentes

En la actualidad en España hay más de 60.000 niños y niñas de 0 a 6 años con algún tipo de diversidad funcional y para todos y cada uno de ellos, el juego y los juguetes se convierten en una herramienta imprescindible para la inclusión.

En 2016, el Instituto Tecnológico del Producto Infantil y Ocio (AIJU) publicaba una guía que incluía el estudio Juego, Juguetes y Diversidad en España en el que participaron 500 familias. Aunque el 90% consideraba que los juguetes pueden contribuir a la integración, el 36% de las familias con hijos con capacidades diferentes recalcaba que les resultaba difícil encontrar este tipo de productos para niños.

El estudio reflejaba también que mientras el 60% de los niños comparte el juego con otros de diferentes culturas en parques y colegios, solamente el 40% lo hacía con niños con algún tipo de discapacidad.

Asimismo, entre 2007 y 2017, un total de 2.866 juegos y juguetes del mercado fueron analizados por AIJU, en colaboración con ONCE Y CEAPAT llegando a los siguientes resultados:

Tan solo un 21% de los juguetes analizados son manejables por parte de niños con discapacidades motoras, un 44% lo son por niños con discapacidades visuales y un 86% por niños con discapacidades auditivas, sin ningún tipo de adaptaciones o ayuda externa para jugar. Tan solo un 5% de ellos son accesibles para las tres discapacidades simultáneamente.

En colaboración con AIJU la firma española Juguettos ha dado un paso adelante y desde el pasado año desarrolla el proyecto Juguete Integrador, cuyo objetivo es adecuar los juguetes para que puedan ser utilizados por niños con diversidades funcionales, sin la necesidad de crear líneas de producto específicas.

El proyecto realiza un estudio de los juguetes para identificar aquellos que son aptos, o que podrían adaptarse para serlo, en cuatro áreas que aglutinan la mayoría de las diversidades que podemos encontrar: diversidad funcional auditiva, diversidad funcional visual, diversidad funcional motora y diversidad funcional intelectual.

Para este trabajo de identificación y adaptación se utiliza la herramienta europea TUET (Toys & games Usability Evaluation Tool), que evalúa las características físicas de los materiales de juego en función de las necesidades de niños/as con algún tipo de discapacidad auditiva, visual, motora o intelectual:

– En el caso de la diversidad funcional auditiva se requiere, entre otros, que los mecanismos orales de los juguetes se acompañen de una transcripción, las explicaciones gráficas o escritas tienen que ser fáciles de comprender e incluir sistemas de control de volumen para adecuarlo al nivel auditivo o disponer de entrada opcional para auriculares.

– Por su parte, debido a que la falta de visión puede provocar un déficit de motivación a la hora de utilizar algunos objetos, es preciso que el juego o juguete tenga efectos sensoriales, realistas y reconocibles; que se utilicen colores vivos y, cuando se trata de una diversidad severa, los componentes deben ser fácilmente identificables mediante el tacto.

– La incidencia del juguete en la capacidad motora se tiene en cuenta tanto desde la perspectiva de habilidades como de desplazamiento. Para aquellos casos leves o moderados, el juguete debe ser fácil de manipular, y que sus elementos faciliten que el niño los pueda coger, presionar, activar…, además tienen que ser acolchados o suficientemente ligeros para evitar impactos dolorosos. Las diversidades funcionales más severas requieren diseños con formas que ofrezcan múltiples áreas para su agarre, sus componentes deben ser sencillos de ensamblar, una estructura compacta…

– Por último, se contempla la diversidad funcional intelectual identificando aquellos artículos que estimulan las habilidades cognitivas o intelectuales como la atención, la memoria y el refuerzo de los hábitos de autonomía personal.

La Guía del Juguete Educativo, editada por Cruz Roja, recalca que «el juego es una herramienta de experimentación universal, incluyendo a los niños y las niñas con diversidad funcional (motora, visual, sonora y/o intelectual)» y añade que compartir momentos de juego y juguetes con su grupo de iguales, independientemente de las características individuales, “es fundamental para el desarrollo y la vivencia del juego del niño”.

Ademas de que el juego con capacidades diferentes o no es divertido, los expertos en terapia ocupacional recuerdan que cuando existe algún tipo de diversidad es necesario estimular el desarrollo en éste área y “a través del juego se permite la evolución integral de la población infantil la cual puede verse limitada en algún aspecto”.

Cruz Roja explica también que cuando los juguetes no pueden ser utilizados tal y como se comercializan porque son incompatibles con la diversidad funcional del niño, será necesario adaptarlo o que el niño cuente con la ayuda de terceras personas.

A la hora de elegir un juguete para niños/as con diversidad funcional hay que tener en cuenta que hay:

– Juguetes comunes adaptados para cumplir con dificultades particulares.

– Juguetes construidos para dar respuesta a necesidades ergonómicas y funcionales de todos los niños.

– Juguetes diseñados específicamente para niños/as con diversidad funcional.

Asimismo, a la hora de comprar o adaptar los juegos y juguetes, en función de las diversidades funcionales, debemos en cuenta los siguientes aspectos:

– El diseño será sencillo, realista y fácil de identificar al tacto.

– Con complementos fáciles de manipular, compactos (que no se desmonten fácilmente), con efectos sonoros y de colores muy vivos.

– También podemos traducir las instrucciones al sistema Braille, dotarlas de relieve o de ilustraciones o sustituir el texto por grabaciones de voz.

– En juegos de mesa sujetar las fichas con velcro, imán…, para evitar que se desplacen involuntariamente.

– En los juegos formados por varias piezas, pegarlas para evitar que se desmonten.

Ejemplos de juegos y juguetes:

– Radios

– Muñecas

– Instrumentos

– Bolas especiales que suenan al moverse

– Libros con texturas

– Juego de imanes

– Sellos

– Ordenador

– Para los niños con restos auditivos funcionales es positivo adquirir juguetes con control de volumen y salida opcional de auriculares.

– Los juguetes con sonido deben incluir, o podremos incorporarles, dispositivos que traduzcan dichos efectos a otros perceptibles por el niño (luces, imágenes, vibraciones, etc.).

Traducir los mensajes orales a mensajes escritos.

Ejemplos de juegos y juguetes:

– Cualquier juego que no conlleve sonido (juego de mesa, puzzle, pelota, muñeca…)

– Cuentos en lengua de signos o los habituales.

– Material para disfraces

– Plastilina, cerámica…

– Juegos teledirigidos

– Videojuegos

– Juguetes que incluyan pulsadores o botones accesibles y fáciles de accionar. Que se pueda controlar el tiempo de respuesta o no exijan rapidez de movimientos.

– Piezas fáciles de encajar y con base antideslizante (velcro, imanes…).

– Juegos vivenciales, con estructuras grandes en los que el/la niño/a no encuentre dificultades de movilidad por su silla de ruedas, muletas…

– Evitar la exigencia de movimientos simultáneos (por ejemplo: accionar dos teclas a la vez).

– Sustituir los botones de la ropa de los muñecos y muñecas por velcro u otros sistemas de fácil manipulación.

– Incluir reposacabezas, cinturones de sujeción…, para mantener la postura.

– Añadir cuerdas o varillas para facilitar el arrastre.

Algunas ideas de juguetes:

– Peluches

– Cuentos de fácil manejo

– Proyector de imágenes

– Instrumentos

– Estaciones de tren o pistas de coche

– Parchís y oca electrónicas (sin fichas y con luces)

– Memoramas y rompecabezas con imanes

– Juguetes de construcción

– Diseño sencillo, realista y atractivo.

– De fácil manejo y que permitan tiempos de respuesta largos. Reducir el número de reglas o la complejidad de las mismas.

Ejemplos de juegos y juguetes:

– Peluches

– Cuentos de fácil manejo

– Juegos multifunción (pizarra, encaje de formas geométricas, laberinto, ábaco…)

– Plastilina, puzzle adaptado…

– Cuentos

– Instrumentos

– Libros para colorear

– Rompecabezas y memoramas

– Juguetes con música o sonidos

– Juegos de construcción

– Pelotas y balones