El investigador del informe que guía a Torra en la crisis del coronavirus: «El pico de la curva llegará en verano»

El físico y catedrático de la Universidad Rovira i Virgili Àlex Arenas aboga la restricción total de la movilidad, incluida la laboral, para evitar que mueran cientos de personas más con coronavirus en España. Desde finales de febrero comenzó a aplicar las matemáticas a la evolución de esta pandemia, que hasta el momento ha contagiado en España a casi 12.000 personas y ha causado más de 530 muertos. «El número de contactos ha de ser igual o menor a cuatro» para aplanar la curva, asegura.

Según los cálculos matemáticos de Arenas y su equipo, formado por ocho personas que estos días trabajan 20 horas al día, con las restricciones de movilidad dictadas en el Real Decreto del estado de alarma, «el pico de la curva llegará en verano». Ahora bien, «con menor incidencia».

«Sin ninguna restricción de movilidad estaríamos en abril con una incidencia tan brutal que no podríamos hacer frente al número de muertos que se presentarían. Con movilidad laboral no podemos asegurar que el número de contactos sea menor de cuatro, que es el mínimo para evitar el colapso. Ahora (con la movilidad laboral permitida) no se rompe la cadena de transmisión y el escenario es muy parecido al que si no hubiera restricción alguna», expone.

Arenas, cuyo trabajo ha guiado a la Generalitat de Catalunya y ha interesado a la Generalitat Valenciana, pero a nadie del Ejecutivo nacional -según el profesor-, advierte que «vamos hacia la zona del colapso sanitario pero con una incidencia un poco menor, no sustancialmente diferente. Las cifras son parecidas a las de circulación libre«, por lo que que insiste en la necesidad de restringir también la movilidad laboral y aplicarla de forma total para garantizar que el número de contactos por persona sea menor o igual a cuatro. Este escenario ayudaría a aplanar la curva y que el pico de esta llegara al verano, pero con menor incidencia, ha concluido.

Arenas calcula que el colapso del sistema sanitario, que «ya no se puede evitar», va a ocurrir «en menos de diez días» y para entonces «estaremos en la selva, a disposición de la naturaleza, porque no quedarán más recursos para atender otras enfermedades». El catedrático afirma que lo que «lo que tenemos que hacer como sociedad es intentar con todas nuestras fuerzas y mecanismos parar las cadenas«.

Las provincias en situación más crítica, según sus cálculos, son La Rioja, Álava, Madrid y Guadalajara. Estos datos, apunta, han tenido en cuenta que las UCIs están libres y no ha contado con las camas extra con las que se han reforzado estos recursos en los últimos días.

Entre esos cuatro contactos se incluye también las personas con las que interactuamos al ir a la compra, por lo que Arenas defiende que hay que minimizar el tiempo fuera de casa y las interacciones, ir con mascarillas, usar guantes para tocar los objetos que otras personas tocas y lavarse bien las manos al llegar a casa.

Preguntado por las medidas que recomendaría adoptar al Ejecutivo, según los resultados de su investigación, Arenas cree que «llegamos tarde» y reprocha que «las autoridades sanitarias han negado la evidencia».

«Han hecho oídos sordos a la parte estratégica y se han centrado en la parte clínica, que es la que se tiene que preocupar de construir armas contra el virus. En esta batalla la parte clínica construye las armas -vacunas y profilácticos- pero la batalla ahora es la estratégica y en esta es fundamental que se puedan predecir los escenarios a los que nos enfrentamos. Cada hora que pasa estamos poniendo más de 200 muertos por encima de la mesa«.

Arenas cree que «vamos bastante peor que en Italia. Italia es el tráiler de lo que va a pasar en España con una incidencia aún mayor. Pinta muy mal», augura.

Preguntado por el informe realizado por el Imperial College de Londres, colaborador de la Organización Mundial de la Salud, que concluye que el periodo de distanciamiento social necesario para combatir el Covid-19 será de 18 meses, Arenas cree que este cálculo «es demasiado» tiempo y que «no es del todo correcto» porque hay variables que todavía son una incógnita.