Las abarrotadas playas de Río de Janeiro se vacían ante la llegada del coronavirus

Aulas vacías, bares clausurados y ahora, playas sin gente. Son las medidas que están llevando a cabo los gobiernos de todo el mundo tras conocerse las cifras y la peligrosidad del coronavirus, del que aún no lo sabemos todo. Mientras en China ultiman una vacuna para exportar a nivel mundial, las playas de Río de Janeiro se vacían con ayuda de los agentes de seguridad, que avisan a los rezagados de que deben mantenerse en casa en cuarentena.