El enigma de la repentina pérdida del olfato

Tres sociedades médicas en España y Reino Unido han emitido comunicados urgentes para recomendar el aislamiento preventivo de las personas que pierden el olfato de manera abrupta y sin causa aparente. “Es plausible pensar que puede existir una relación entre el creciente número de reportes de pérdida de olfato y la actual pandemia por Covid-19”, ha advertido la Sociedad Española de Neurología (SEN). La organización, que agrupa a 3.500 neurólogos y profesionales afines, aconseja contemplar esta repentina pérdida del olfato —denominada anosmia aguda— como uno de los síntomas de la infección por el nuevo coronavirus. Ni la Organización Mundial de la Salud ni el Ministerio de Sanidad español han confirmado este síntoma todavía.

La SEN recomienda un aislamiento de 14 días para los pacientes con anosmia aguda “sin otros síntomas virales, sin mucosidad y sin mejor causa que la justifique”. El neurólogo Jesús Porta-Etessam, vicepresidente de la sociedad, ha puntualizado en su cuenta de Twitter que la pérdida del olfato se puede deber a varios virus respiratorios, diferentes al nuevo coronavirus. “No hay evidencias, son recomendaciones por estar en situación de pandemia”, ha subrayado Porta-Etessam, del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid. La alergia e incluso la edad pueden provocar también la pérdida del olfato.

La organización de los neurólogos españoles afirma que en los últimos días “parece observarse un incremento de pacientes que comunican alteraciones agudas del olfato y el gusto en relación con síntomas compatibles con un proceso vírico”, como la fiebre, la mucosidad nasal, el dolor de garganta y el dolor muscular. Incluso hay personas que sostienen que han perdido el olfato sin ningún otro síntoma asociado.

“No he recibido ninguna información científica sólida en referencia a estos síntomas”, ha afirmado el epidemiólogo Fernando Simón

El epidemiólogo Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, afirmó sin embargo el 19 de marzo: “Yo ahora mismo no he recibido ninguna información científica sólida en referencia a estos síntomas pero, de todas formas, si existe una evidencia, por mínima que sea, el equipo lo va a investigar y, obviamente, si se tiene que comunicar se comunicará”. Este domingo, una portavoz del Ministerio ha informado de que no hay novedades respecto a lo expresado por Simón el jueves.

La presidenta de la Sociedad de Rinología de Reino Unido, Claire Hopkins, ha asegurado en un comunicado que dos de cada tres casos confirmados de Covid-19 en Alemania presentan anosmia. En Corea del Sur, el 30% de los pacientes positivos mostraban una pérdida de olfato, según los datos de Hopkins, investigadora del King’s College de Londres. Son cifras que hay que recibir con escepticismo, porque no se han publicado en ninguna revista científica. “He visto personalmente a cuatro pacientes esta semana, todos menores de 40 años y sin síntomas más allá de la anosmia. En general, no suelo encontrarme con más de uno al mes. Creo que estos pacientes pueden ser algunos de los portadores ocultos que hasta ahora han facilitado la rápida propagación de la Covid-19”, opina Hopkins, asociada a dos hospitales de Londres.

La Sociedad de Rinología de Reino Unido reconoce que puede que el aparente aumento de la incidencia de anosmia se deba simplemente a la alarma en la población y a la preocupación ante síntomas provocados por otros virus habituales, como los rinovirus u otros tipos de coronavirus más benignos. Sin embargo, la organización plantea la posibilidad de pedir a las personas con una pérdida abrupta del olfato que se autoaíslen durante siete días. El presidente de la Asociación Británica de Otorrinolaringología, Nirmal Kumar, también ha firmado la petición.