Cada año se registran 4.000 casos de tuberculosis en España, ¿cómo puede afectar el coronavirus a estos enfermos?

Supone una crisis de salud pública y amenaza la seguridad sanitaria, pero no estamos hablando del coronavirus o Covid-19, sino de la tuberculosis. Una enfermedad olvidada, de la que apenas se habla, pero que en el año 2018 se cobró la vida de 10 millones de personas, como señala la OMS.

Hoy, 24 de marzo, que celebramos el Día Mundial de la Tuberculosis y que nos encontramos viviendo la pandemia del coronavirus, nos preguntamos si son los pacientes con tuberculosis un grupo de riesgo. Puede que la respuesta en un principio sea «no», ya que el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar no los ha incluido en su lista. Sin embargo, conviene analizar esto con mayor detalle.

La tuberculosis es una infección causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Al igual que el coronavirus, se transmite a través del aire. Cuando una persona infectada tose, estornuda o escupe, puede contagiar a otras muy fácilmente. No obstante, la OMS recalca que «se trata de una afección curable y que se puede prevenir», una muy buen noticia.

Como ocurre con el Covid-19, la tuberculosis suele afectar a los pulmones y los síntomas son muy similares a los del coronavirus. La tos (a veces puede ir acompañada de sangre), fiebre, dificultad para respirar, escalofríos y fatiga son bastante frecuentes. Asimismo, la tuberculosis suele provocar una pérdida de apetito que causa una notoria pérdida de peso.

¿Quiénes son pacientes de riesgo para la tuberculosis? Las personas que han sido diagnosticadas con VIH o diabetes. También, aquellas que fuman o sufren de desnutrición. La infección afecta más a los países de desarrollo en los que se producen más de un 95% de los casos y muertes, según indica la OMS.

Si tenemos en cuenta que el MSCBS incluyó entre los grupos vulnerables al coronavirus a personas que sufren asma, inmunodeficiencias y enfermedades pulmonares crónicas, no nos extraña que la tuberculosis pueda estar dentro de esta lista de grupos de riesgo pues suele afectar a los pulmones.

Como la manifestación de la enfermedad es mucho más lenta en la tuberculosis, esta puede no tratarse hasta que la sintomatología se agrava, lo que puede tener peores consecuencias si un paciente se expone al coronavirus, indica la PAHO. Por eso, se recomienda seguir las medidas de prevención expuestas por el gobierno y no interrumpir el tratamiento de la tuberculosis en aquellos casos en los que ya se haya iniciado la medicación.

El diagnóstico debe hacerse realizando las pruebas oportunas, ya que la tuberculosis y el coronavirus presentan síntomas tan similares que pueden confundirse en un primer momento. Aclarar esto es fundamental, pues contraer el coronavirus teniendo ya tuberculosis puede resultar fatal.

La tuberculosis es una infección que no solo afecta a países como «Indica, China, Indonesia, Filipinas, Pakistán, Nigeria, Bangladesh o Sudáfrica», según expone la OMS. En España también hay casos de tuberculosis. De hecho, los últimos datos recopilados por la SEPAR registraron que se producen «4000 casos […] al año».

Afortunadamente, existe la vacuna BCG que la AEP recomienda que se le suministre solo a aquellos niños que tienen un elevado riesgo de tener esta enfermedad. Esto es diferente en los países de bajo nivel socioeconómico. En estos casos, suele aplicarse de manera habitual.

La mejor forma de evitar riesgos en el caso de que se haya recibido el diagnóstico de tuberculosis es seguir las recomendaciones que ha impuesto el Gobierno durante el estado de alarma. Lavarse las manos con frecuencia, mantener la distancia de seguridad, usar pañuelos desechables, evitar tocarse la cara y toser o estornudar cubriéndose con la parte interna del brazo.

En los casos en los que sea posible, se debe evitar salir de casa y, si es indispensable, llevar guantes y mascarilla. Con estas medidas, se pueden reducir las posibilidades de contraer coronavirus teniendo ya el diagnóstico de tuberculosis. No obstante, como apunta la PAHO «la experiencia sobre infección por Covid-19 en pacientes con tuberculosis es limitada» por el momento.