La obesidad y el sobrepeso podrían provocar cuadros más graves de coronavirus

Según se va conociendo mejor el impacto que tiene el coronavirus en los grupos de riesgo, cada vez más indicios apuntan a que las personas con sobrepeso y especialmente aquellos con obesidad tienen una mayor probabilidad de sufrir complicaciones al contraer el patógeno.

De ahí que, en algunos hospitales españoles, se preste especial atención a los varones obesos que dan positivo por coronavirus, como deja entrever un protocolo de actuación distribuido entre los facultativos del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

«La obesidad es una observación clínica que muchos médicos vemos que se relaciona con un peor pronóstico», explica a este periódico Miguel Juan García González, gastroenterólogo en el Ramón y Cajal de Madrid.

«En los obesos existe mayor dificultad para intubar y la mecánica respiratoria es peor. Quizás por ello tenemos la sensación de que van peor», añade, aunque matiza que «es una impresión» dado que «aún no hay estudios que lo confirmen».

Una de las primeras investigaciones en este ámbito, llevada a cabo por un equipo médico de China sobre casos de coronavirus en Wuhan, concluyó que «un mayor índice de masa corporal [la relación entre la masa y la altura de una persona] es más frecuente en pacientes críticos y no supervivientes«.

En concreto su análisis retrospectivo a 112 pacientes detectó que el 85% de quienes fallecieron por culpa de la enfermedad (17 personas) tenía un índice de masa corporal superior a 25kg/m² (umbral frecuentemente aceptado de sobrepeso) y que de los que sobrevivieron, solo el 18,95% superaba esa cifra.

«Sabemos que las personas que soportan un peso excesivo tienen un mayor riesgo de ver comprometida su función pulmonar«, explica un artículo difundido por la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO por sus siglas en inglés).

El texto, escrito por la doctora Sue Pedersen, especialista en Endocrinología y Metabolismo canadiense, recuerda que «muchas personas con obesidad también tienen uno o varios factores de riesgo como diabetes o la tensión sanguínea alta». Pedersen recuerda que ya se demostró que durante la pandemia de gripe A (otro virus que puede causar casos graves de neumonía) de 2009 que la obesidad era también un factor de riesgo importante para obtener un peor pronóstico.

La EASO, de la que forman parte 34 países europeos, sostiene que para la población con obesidad es «de la mayor importancia» evitar infectarse. En ese sentido apunta también El Center for Disease Control (CDC) estadounidense, que incluye entre los grupos de riesgo del Covid-19 a «gente de cualquier edad con obesidad grave».

También apuntan en esa línea los datos de pacientes críticos observados en el NHS, el sistema de salud pública británico. Según una auditoria llevada a cabo en el sistema de cuidados intensivos del país, de los 196 ingresados en las UCI británicas registrados hasta el 19 de marzo el 71,7% de los pacientes (127) tenían un IMC superior a 25kg/m² y el 32,8% estaba en rangos de obesidad mórbida.

Los datos oficiales de Reino Unido indican que el 63% de los británicos tiene algún tipo de sobrepeso u obesidad, cifra que en España oscila entre el 61,6% y el 53% en adultos, con un 23,8% de incidencia de obesos.

En nuestro país quien analiza pormenorizadamente los casos de coronavirus es eI Instituto de Salud Carlos III y no proporciona datos sobre IMC u obesidad de los pacientes, pero sí sobre otros factores de riesgo relacionados con el exceso de peso.

Según las últimas cifras difundidas (actualizadas a 20 de marzo) el 22% de los casos de Covid-19 en España presentaban también enfermedades cardiacas y el 10% algún tipo de diabetes. Si atendemos a los que tuvieron que ser hospitalizados, la presencia de enfermedades cardiacas asciende hasta el 35% que alcanza el 53% en casos que requirieron de cuidados intensivos o fallecieron.