Me ha llegado la compra online a casa: ¿qué pasos sigo para desinfectarla?

Con la declaración del estado de alarma en el país y con las medidas que se han impuesto para tratar de frenar los casos de contagio por coronavirus, los ciudadanos pasarán, como mínimo, hasta el 11 de abril confinados en sus hogares sin salir, salvo excepciones concretas.

Una de esas excepciones es salir a hacer la compra de bienes de primera necesidad, sin embargo, son mucho los que han optado por pedir la compra online para que se la lleven directamente a casa. Así, una vez que traen los productos del exterior y antes de guardarlos, se pueden tomar una serie de medidas.

Aunque la Organización de Consumidores y Usuarios explica que es improbable que se dé el contagio a través de los alimentos o sus envases, no es imposible. Asegura que estos alimentos no son una vía de infección, pero que podrían transmitir las partículas procedentes de personas contagiadas en caso de no haber sido manipulados de forma correcta y tomando una serie de medidas de seguridad.

Así, todas las medidas que se tomen en esta situación de crisis sanitaria no estarán nunca de más. Cuando la compra llegue a casa se pueden seguir unos pasos para desinfectar aquellos envases que nos traen del exterior antes de guardarlos o consumir el contenido.

Como los estudios indican que el virus sobre las superficies no sobrevive más que unas horas, no es necesario limpiar producto por producto pero, en caso de ir a utilizar uno de forma inmediata, es mejor extremar la higiene y sí hacerlo.

Según la OCU, la mejor forma de hacer esto es pasar por aquellos envases no porosos, por ejemplo, los botes de cristal, un paño humedecido con agua jabonosa o con solución hidroalcohólica.

También puede ser una forma de desinfectar más a fondo, en el caso de vivir en una casa donde haya alguien en situación de mayor vulnerabilidad, pasar el paño humedecido con agua y lejía.

Para aquellos envases que sí son porosos y no se pueden humedecer, como pueden ser los cartones, la opción más sencilla es retirar ese precinto o caja de cartón directamente del producto y tirarlos a la basura. Es el caso de las cajas de leche, que suelen ser de cartón o de los yogures, que vienen precintados también con el mismo material. Así, es suficiente con quitarlo y guardar los envases directamente.