Así son los ensayos en marcha en España para frenar al coronavirus

La comunidad científica española se ha volcado en la lucha contra el coronavirus y el número de proyectos y ensayos clínicos en marcha alcanza ya el centenar. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha recibido 92 propuestas centradas en la investigación de medicamentos y tratamientos, de las que hasta el momento ha autorizado ocho.

Los datos han sido aportados este sábado por la directora de la agencia, María Jesús Lamas. Lo ha hecho durante la rueda de prensa que se celebra diariamente tras el Comité de Gestión Técnica. Durante la comparecencia de los responsables sanitarios, junto a Lamas han intervenido Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias; Patricia Lacruz, directora de Cartera y Farmacia, y Raquel Yotti, directora del Instituto de Salud Carlos III.

«El objetivo de los ensayos es analizar lo que se ha hecho y lo que se está haciendo e incorporar el conocimiento existente. El segundo punto de interés de la investigación clínica está en evaluar la prevención en las personas que han estado en contacto con pacientes. Y el tercer escenario consiste en evaluar distintas opciones de tratamiento», ha explicado la directora de la AEMPS.

En el ámbito de la profilaxis trabajan trece ensayos y dos de ellos ya han sido aprobados. Al que están llevando a cabo un grupo de investigadores catalanes y que incluye el uso de un antiviral que se emplea contra el VIH, se ha sumado otro impulsado por el Ministerio de Sanidad. Este evaluará la eficacia preventiva de tres estrategias en profesionales sanitarios en contacto con pacientes: un tratamiento con hidroxicloroquina, otro con antirretrovirales y un tercero con la combinación de ambos.

Respecto al abordaje del tratamiento de la enfermedad se ha puesto el foco sobre su comportamiento en distintos momentos. Para la fase más cercana hay treinta iniciativas y se ha dado luz verde a tres. Entre ellas se encuentra Solidarity Trial, un ensayo clínico «histórico» lanzado por la Organización Mundial de la Salud en el que participan medio centenar de países. «Esperamos tener pacientes suficientes en muy pocas semanas para obtener resultados concluyentes», ha apuntado Lamas, quien confía en que su globalidad lo haga posible.

Para la fase más avanzada, cuando ya existe una inflamación que hay que controlar, se ha autorizado un ensayo. Los trabajos en esa línea se centran en medicamentos como por ejemplo la hidroxicloroquina, inicialmente utilizados como antimaláricos y que, posteriormente, han encontrado su mayor uso en el contexto de diferentes enfermedades autoinmunes.

En la misma rueda de prensa, la directora del Instituto de Salud Carlos III ha avanzado que han comenzado a financiar los primeros proyectos que surgen de la comunidad científica. Yotti ha hablado en concreto de dos investigaciones que ya han podido acogerse al fondo Covid-19, lanzado el 20 de marzo y que cuenta con 24 millones de euros.

«Son proyectos que tienen como objetivo encontrar un tratamiento eficaz para pacientes ingresados. Se trata de propuestas enfocadas a fases precoces de la enfermedad para evitar que los pacientes empeoren y lleguen a necesitar ventilación mecánica», ha resaltado la experta.

Uno de ellos va a evaluar la eficacia y seguridad en la administración de plasma de personas recuperadas. La idea es poder aplicarlo a enfermos que se encuentran ahora hospitalizados.

El segundo, denominado TOCOVID, será liderado por el Instituto de Investigación Sanitaria del hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona y analizará el uso de hidroxicloroquina y azitromicina con o sin tocilizumab. Los investigadores estudiarán si la administración precoz de este último fármaco mejora la acción conjunta de los dos primeros, analizando así el uso anticipado de la inmunosupresión sobre la interleuquina 6 (IL-6), una de las causantes de la aparición de enfermedad pulmonar grave consecuencia de la infección. Específicamente evaluará si se reduce la mortalidad intrahospitalaria así como la necesidad de ventilación mecánica en la UCI, entre otros objetivos.

Yotti ha remarcado que se va a hacer un seguimiento semanal de los avances puestos en marcha de forma que puedan ser trasladados a los pacientes lo más rápido posible y ha comentado que se van a seguir financiando iniciativas, «siempre que puedan dar respuestas urgentes y con la agilidad que se requiere». Las expertas han querido agradecer igualmente su solidaridad a los pacientes que se han prestado a participar en estos ensayos clínicos y a sus familiares.