Así puedes cuidar tu piel (ahora que estás en casa y tienes más tiempo libre)

Organizarse para el teletrabajo, hacer algo de ejercicio, encontrar actividades con las que mantener entretenidos a los niños…estas semanas en casa requieren de una readaptación de actividades y horarios, pero también de dedicar algo de tiempo a nosotros mismos y de retomar algunos hábitos a los que quizás no se les dedicaba el tiempo suficiente. Uno de ellos es el cuidado de la piel. Aunque la piel no está tan expuesta a factores externos, como el sol o la contaminación, el uso de la calefacción y el aire acondicionado dentro de casa, junto al estrés que se genera estos días, pueden contribuir a la sequedad de la piel y a la aparición de manchas o rojeces.

Para evitar estas imperfecciones, resulta fundamental seguir una rutina adaptada a las circunstancias actuales y aprovechar el tiempo extra en casa para recurrir a mascarillas o tratamientos que, aunque requieren invertir algo más de tiempo, ayuden a mantener la piel sana.

1. Limpieza. Aunque lo ideal es hacerlo dos veces al día, es más importante por la noche, pues mientras dormimos la piel se oxigena y depura. Se puede utilizar tónico, leche limpiadora, agua micelar o un jabón específico para el rostro, así como un cepillo específico que complete la labor.

comprar

2. Exfoliación. Es un paso fundamental, pues ayuda a eliminar la piel muerta y los residuos que se acumulan en la piel. Si no se hace diariamente, se puede recurrir a un tratamiento de mascarillas una o dos veces por semana.

comprar

3. Hidratación. En función de las necesidades de la piel, se puede recurrir a diferentes fórmulas: antioxidante (con vitaminas que prevengan el envejecimiento), humectante (para la piel seca), o emoliente (para eliminar la grasa la piel). Si se padece dermatitis, acné o alguna otra afección de la piel, también existen productos indicados para que la piel no sufra más de lo deseado.

comprar

El sol es uno de los principales factores de envejecimiento de la piel y, aunque estos días el tiempo de exposición a él se reduce notablemente, si se está en la terraza o se sale un rato al jardín no hay que olvidarse de protegerse la cara y las manos con una crema con factor de protección solar (FPS). Además, hay estudios que apuntan que la luz procedente de las pantallas puede tener efectos similares en la piel a las de los rayos solares, por lo que si la crema hidratante de uso habitual incluye FPS no hay ningún inconveniente en seguir utilizándola.

Si quieres recibir más consejos sobre salud, deporte y nutrición, apúntate a la newsletter de ‘fitness’ de 20 Minutos