Cómo y cuándo cerrar la oficina virtual en tiempos de teletrabajo obligado por el confinamiento para frenar el coronavirus

Hace apenas dos meses dedicábamos un artículo al siempre complicado pero sabio arte de aprender a desconectar del trabajo para encontrar el verdadero equilibrio entre la vida laboral y la personal. En aquel momento destacábamos que buscar la máxima eficiencia durante la jornada laboral, no llevarse el trabajo a casa o cuidar la vida social eran básicos a la hora de conseguir unos buenos resultados pero, ¿qué hacer cuando el confinamiento a causa del Estado de Alarma nos obliga a trabajar, hacer vida familiar e intentar evadirnos en un mismo espacio reduciendo, además, la vida social y extralaboral a unas cuantas videollamadas o una tabla de gimnasia frente al ordenador?

Y peor aún, ¿es posible que el teletrabajo y el acceso ilimitado a internet provoquen el un incremento exagerado del número de horas que se dedica a lo laboral?.

Aunque trabajemos desde casa sigue siendo necesario fijar unas rutinas y, del mismo modo que en la oficina o en el negocio nos regimos por unos horarios, establecer cómo y cuándo debemos cerrar nuestra oficina virtual para mejorar la productividad y mantener la mente sana sobre todo en unas semanas tan difíciles y atípicas donde la actualidad de la crisis sanitaria y económica acapara gran parte de nuestra atención.

Por todo ello, los expertos en bienestar de The Holistic Concept, proyecto online dedicado a la gestión del estrés para empresas y particulares, nos proponen unas pautas para ayudar a gestionar la jornada laboral desde casa y aumentar la motivación. “Mantenernos equilibrados en este momento de hiperconectividad y crecimiento tecnológico exponencial se ha convertido en una prioridad.

La cuarentena nos expone más que nunca al mundo digital y para poder rendir es necesario desconectar. Establecer rutinas nos puede ayudar a llevar a cabo todas nuestras tareas, personales y profesionales, dedicando un espacio de tiempo también a la práctica del bienestar”, asegura Carla Sánchez, experta en bienestar y co-fundadora de The Holistic Concept. Pero, ¿cómo podemos llevar a cabo durante estos días este ‘detox laboral’?

Un lema para este momento: “el tiempo que se dedica a desconectar es fundamental para poder rendir y aumentar la productividad al trabajar”, dice Sánchez. Nos ayudará dedicar unos minutos, por ejemplo durante el fin de semana, a planificar lo que haremos durante la semana. Utilizar una tabla de excel, calendario o agenda para establecer un horario con el tiempo que se va a dedicar a cada actividad durante la jornada, ya sea de trabajo o personal. Tengamos claro lo mismo en lo que insistiríamos si la rutina laboral fuera igual que antes de la cuarentena: trabajar no puede estar reñido con el cuidado personal, el de la casa, el tiempo para la familia, el deporte y el ocio. Organizarse es clave para sacar tiempo para todo.

Una vez que alcancemos el momento del día fijado para acabar la jornada laboral, hay que apagar el ordenador. Dejar pendientes los asuntos que no sean urgentes para el día siguiente – seamos realistas, siempre quedarán temas por finiquitar- y evitar mirar emails o consultar chats de trabajo fuera del horario laboral (desactivar las notificaciones puede resultarnos de gran ayuda).

Los expertos de The Holistic Concept recomienda desconectar al menos del móvil dos horas antes de la hora prevista para irse a la cama y, si es posible, a partir de las ocho de la tarde “para reducir focos de ansiedad y calmar la sobresaturación de información que se recibe en el día a día y mantiene el cerebro demasiado ocupado”. A partir de ese hora la prioridad debe ser lo personal: atender a la familia, cocinar, evadirnos con una serie, película o libro, hacer deporte, darnos un baño, llamar a amigos y/o familiares. Asimismo, deberíamos seguir también la misma rutina al despertarnos: dedicar un tiempo a reconectarnos, pegarnos una ducha, arreglar y airear el cuarto, vestirnos, salir a respirar un poco de aire fresco al balcón y empezar el día con un buen desayuno. Solo una vez hecho todo esto, deberíamos iniciar la actividad laboral.

Tan importante es retirar el teléfono y cualquier tipo de aparato informático que pueda recordarnos el trabajo del dormitorio, como establecer una rutina de relajación antes de acostarnos y más en estos días en los que la actualidad informativa está generando tanto estrés y desconcierto. Utilizar una iluminación tenue e indirecta, darse un baño relajante, cenar ligero y al menos dos horas antes de acostarnos o utilizar alguna guía de audio para relajarnos pueden ser grandes aliados. “En muchas ocasiones nos resulta complicado desconectar y llevar a nuestra mente a un único lugar, en el que nos abstengamos del día a día. Por eso, un audio con una relajación guiada puede ayudarnos a conseguirlo para recargar energía”, asegura Carla Sánchez.

Para ayudarnos en este punto, The Holistic Concept ofrece durante estos días de confinamiento acceso gratuito a sus más de cien contenidos en formato vídeo y audio que tienen como objetivo ayudar a los usuarios a desconectar, mantener la calma, liberar tensión y despejar la mente de pensamientos negativos (el acceso puede hacerse a través de su página web www.theholisticconcept.app con el código CALM20).