¿Hay que llevar mascarilla aunque no haya síntomas de coronavirus? Los médicos chinos así lo recomiendan

Las imágenes de ciudadanos en la calle con mascarillas empezaron a llegar en enero desde China. Pero han llegado a Europa a la misma velocidad que se ha extendido la pandemia del Covid-19. Sobre la medida de llevar mascarillas como forma de prevención del contagio difieren incluso los expertos y se plasma en la confusión entre la ciudadanía. ¿Tenemos o no que llevar mascarillas para frenar la expansión del nuevo coronavirus?

La revista Sciencie recopila la opinión de varios médicos. El primero en pronunciarse al respecto fue el principal responsable de la salud pública en Estados Unidos, Jerome M. Adams, que exclamó a finales de febrero en Twitter»gente, ¡dejad de comprar mascarillas! No son efectivas para evitar que el público general contraiga el coronavirus, y si los sanitarios no pueden conseguirlas para atender a pacientes enfermos, ¡los ponemos a ellos y a nuestras comunidades en riesgo!».

Sin embargo, los médicos chinos que llevan estudiando la Covid-19 desde su aparición, aseguran que esto es un «gran error». El director general del Centro para el control y Prevención de Enfermedades de China (CDC), George Gao, ha asegurado en una entrevista con este medio especializado que «el gran error de EE UU y Europa, en mi opinión, es que la gente no lleva mascarillas. Este virus se transmite por las gotículas (de saliva) y el contacto cercano. Las gotículas tienen un importante papel, hay que llevar mascarillas porque cuando hablamos siempre salen gotas de la boca. Muchas personas son asintomáticas o presintomáticas y si ellos llevan mascarillas, se puede prevenir que contagien a otras personas».

Las autoridades chinas instan a la ciudadanía a llevar mascarillas, República Checa también las ha impuesto de forma obligatoria en espacios públicos y en Austria no se puede entrar en un supermercado sin ellas. Mientras tanto, las autoridades españolas continúan insistiendo en que las mascarillas son necesarias para las personas con síntomas, para que no contagien a los demás, así como para el personal sanitario y de servicios esenciales que tiene que continuar con su trabajo en contacto con más personas.

El experto en salud pública de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), KK Cheng, también considera que las mascarillas son «un bien realmente bueno de salud pública que no se está usando. No para protegerse a uno mismo, sino para proteger a los demás de las gotículas que salen de tu boca. No quiero asustar, pero cuando hablas, respiras o cantas -no solo al toser o estornudar- expulsas saliva», expone.

Cheng espera que las mascarillas se conviertan en algo habitual e importante en Estados Unidos una vez se supere el pico de contagios por Covid-19 y las medidas de distanciamiento social: «Tan solo imagina un vagón del metro de Nueva York en hora punta. Si todo el mundo llevara una mascarilla, estoy seguro de que se reduciría la transmisión«.

Arnold Monto, un epidemiólogo de la Universidad de Michigan (EE UU), reconoce que las mascarillas quirúrgicas (las que lleva a mayoría de la población) «tienen un efecto modesto«, sin embargo, cuando estas se combinan con otras medidas, «entonces sí pueden marcar la diferencia».

Los expertos coinciden en que el distanciamiento social, el lavado de manos y el toser y estornudar en la parte interna del codo son las mejores formas de contener la expansión del virus.

Al debate entre los científicos hay que sumar la escasez de mascarillas a nivel global. En España, hay más de 12.000 sanitarios contagiados, en parte por la falta de material, pues muchos tienen que llevar la misma mascarilla durante varios turnos.

«No tiene sentido pensar que si las mascarillas quirúrgicas son importantes para los sanitarios, no sean útiles para la población general«, ha dicho el epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong Benjamin Cowling.

Los estudios que han abordado esta cuestión, recoge Science, han demostrado que las mascarillas no tienen un gran efecto en la contención de la expansión del virus, si bien estas investigaciones han contado con muestras pequeñas.