Japón empieza a probar en humanos el favipiravir contra el coronavirus: ¿qué es y para qué se utiliza?

La empresa farmacéutica japonesa Fujifilm Toyama Chemical ha comenzado los ensayos clínicos del antigripal experimental favipiravir para tratar los síntomas del coronavirus. Las pruebas se harán a unos 100 pacientes hasta finales de junio, según informó la cadena pública japonesa NHK.

El favipiravir es conocido en Japón por el nombre de Avigan, y demuestra una potente efectividad contra el Covid-19. Según una investigación realizada en Wuhan, los pacientes tratados con este fármaco tuvieron una recuperación más rápida y vieron paliados sus síntomas respiratorios.

Aunque el medicamento se desarrolla en Japón, el país nipón es reticente a su uso y tiene su distribución reservada a «sólo cuando se da un brote de un virus de influenza nuevo o emergente en los que otros antivirales no son efectivos o son ineficientes». La restricción responde a los fuertes efectos secundarios que acarrea el Avigan, entre los que se encuentran abortos espontáneos y malformaciones fetales, por lo que no es apto para embarazadas.

Tanto es así que las autoridades japonesas todavía no han expresado públicamente la efectividad del fármaco, y Corea del Sur ha decidido no importarlo debido a sus contraindicaciones y por «falta de datos clínicos suficientes».

A pesar de ello, el gobierno chino sí recibió el medicamento con los brazos abiertos y celebró su eficacia. El director del Centro Nacional de Desarrollo y Biotecnología del Ministerio de Ciencia chino, Zhang Xinmin, aseguró que el Avigan «Es muy seguro y claramente efectivo», y también Italia se ha mostrado a favor autorizando las pruebas en pacientes de Lombardía y Véneto.

Algunas alternativas al favipiravir o Avigan pueden ser la cloroquina y el remdesivir. El primero, el fosfato de cloroquina, es un viejo fármaco que se ha utilizado durante más de 70 años para tratar enfermedades como la malaria, la artritis reumatoide, la amebiasis y el lupus eritematoso. Además, se encuentra en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de Salud (OMS) por ser un fármaco seguro, efectivo y necesario en cualquier sistema de salud. Los primeros estudios ‘in vitro’ han demostrado que la cloroquina ha bloqueado la infección por Covid-19 a «unas concentraciones muy bajas», según explican en una investigación publicada en la revista BioScience Trends.

Por su parte, el el medicamento remdesivir fue desarrollado para el virus del ébola por la compañía biofarmacéutica estadounidense Gilead Sciences y, según la publicación especializada New England Journal of Medicine, la condición clínica de un paciente infectado con coronavirus en Estados Unidos «mejoró visiblemente» después de un tratamiento intravenoso con ese fármaco.