Recomendaciones para afrontar el confinamiento por el coronavirus junto a una persona con autismo

Conscientes de los problemas que las personas con TEA pueden ser intensificados debido al confinamiento, multitud de asociaciones y organizaciones se han apresurado a elaborar guías y recomendaciones para hacer más llevadero el confinamiento a las familias con miembros afectado por TEA.

Por ejemplo, ASTEA (Asociación de familias de personas con Trastorno del Espectro Autista), da las siguientes pautas:

Dar información específica y veraz a vuestros hijos. Adaptar la información a su nivel de comprensión y favorecer que hagan preguntas al respecto o expresen sus inquietudes.

Mantener, en la medida en la que se pueda, una rutina. Tanto para vuestros hijos como para vosotros puede ser muy beneficioso establecer horarios, anticipar cambios, planificar actividades o tareas. Esto va a aumentar su bienestar y reducirá posibles problemas de conducta.

En cada rutina debe haber tiempo para las tareas escolares, para juego dirigido y estructurado, para las tareas domésticas y para el ocio.

Todo lo anterior a través de Historias Sociales, imágenes o agendas/tareas TEACCH, y adaptarlo a la edad y capacidades de cada persona.

En la misma línea encontramos las recomendaciones de, que han elaborado AMI-TEA (Atención Médica Integral Trastornos del Espectro del Autismo) o Autismo Sevilla, que han elaborado completas guías para las familias afronten

En cuanto al establecimiento de rutinas, José Alberto Monseco y Blanca Sáenz, de Abascool, dan algunas pautas concretas:

•Estructurar los horarios para intentar seguir su programación diaria. Planificar actividades que ya dominen y en las que puedan tener cierta autonomía, fichas, puzles, dibujo, lectura, juegos en la Tablet, etc.

•Solicitar a sus profesores materiales de apoyo y un cierto seguimiento y consultar todos los recursos disponibles.

•Aprovechar para involucrarles en actividades rutinarias y así generalizar habilidades ya adquiridas, ayudar a poner la mesa, clasificar cubiertos, guardar y ordenar su ropa, sus juguetes…

•Reforzar todas las actividades que vayan cumpliendo y las conductas deseadas. Aunque cada niño es diferente, puede ser un reforzador social, mimos, cosquillas, besos y ánimos o sus actividades favoritas: bailar, jugar con la Tablet, ver alguna serie, o permitirle alguna chuche. Se puede establecer un horario cada mañana con puntos y según vaya realizando actividades irá consiguiendo puntos que le darán acceso a todas estas cosas y actividades favoritas.

Y para los padres aconsejan, sobre todo, mucha paciencia, “si no llegamos a todo es normal, seamos indulgentes y si fallamos en algo o nuestros hijos pasan algún momento malo, abusando de actividades que habitualmente están más restringidas (como móvil, tablet, ordenador, etc.) no culparnos. Esta situación pasará y no podemos con todo siempre. Si nosotros estamos tranquilos, nuestros hijos también lo estarán, pero si estamos más ansiosos o nerviosos por querer controlarlo todo, esto también les afectará, por lo que una clave importante para que ellos estén bien es cuidar de nosotros mismos e intentar llevarlo con la mayor calma posible, para poder atenderles bien a ellos”, aseguran.