¿Por qué no deberías mirar la pantalla del móvil antes de ir a dormir?

El teléfono móvil se ha convertido en uno de los dispositivos electrónicos indispensables en el día a día de las personas. Desde el inicio y hasta el final del día, el móvil nos acompaña durante la jornada laboral, las clases, las quedadas con amigos y familiares o las actividades al aire libre o deportivas.

Además, el teléfono móvil no está únicamente presente en el día a día y en las relaciones sociales, sino que cada vez más juega un papel fundamental en esas situaciones. Es por ello que conviene seguir unas recomendaciones para evitar que ese uso excesivo provoque problemas en la salud, por ejemplo, a la hora de conciliar el sueño.

Una de las costumbres que lleva a cabo la mayoría de la gente es usar o, como mínimo, echar un último vistazo al móvil antes de irse a dormir. Esto es un error, ya que puede provocar problemas de sueño que impidan un óptimo descanso.

Hay numerosos estudios que relacionan el uso del teléfono móvil antes de ir a dormir con los problemas de conciliación del sueño. Esto es aplicable también al resto de pantallas que emiten luz artificial como, por ejemplo, los ordenadores o las tablet.

Uno de esos estudios es el realizado por los científicos de la Universidad de Connecticut, que se publicó en la revista Philosophical Transactions de la Royal Society B. Este estudio advierte de que una exposición a la luz artificial de las pantallas puede provocar alteraciones en los ritmos circadianos.

Hay otros estudios que recomiendan, además, no tener en la habitación ningún aparato tecnológico, ya que la luz de las pantallas priva a la mente de producir melatonina, la hormona relacionada con la regulación del sueño.