Cómo evitar los accidentes domésticos con niños durante el confinamiento

Nunca es un buen momento para ponerse enfermo o tener un accidente, pero menos aún con los servicios de urgencias y los hospitales saturados a causa de la crisis del COVID-19. Es por eso que, aunque siempre lo hagamos, durante estas semanas de confinamiento tenemos que extremar la precaución para evitar los temidos accidentes domésticos. Y es que, aunque estar en nuestro hogar nos dé sensación de seguridad, lo cierto es que, según el comparador Acierto.com, el 54% de los accidentes infantiles ocurren dentro de casa y según datos del INE, los accidentes representan la tercera causa de mortalidad en niños menores de 14 años. Si a estas estadísticas sumamos los nervios provocados por la falta de actividad, las probabilidades de sufrir un accidente doméstico durante el confinamiento se elevan considerablemente, un 30% según Acierto.com.

De entre estos accidentes, los más comunes son caídas quemaduras, cortes, caídas, asfixias, ingesta de productos tóxicos o medicamentos y descargas eléctricas, accidentes en su mayoría evitables si los cuidadores extreman las precauciones, y los niños que más los padecen son los niños menores de cinco años.

Hay dos zonas especialmente susceptibles de provocar accidentes en niños: la cocina y el baño, sobre todo debido a las quemaduras, la presencia de productos tóxicos peligrosos y al agua, que puede producir resbalones e incluso ahogamientos, pero ninguna zona está a salvo de una caída o un tropezón, por ejemplo. Para evitar los distintos accidentes o reducirlos al mínimo, se pueden tomar las siguientes precauciones:

Es imposible, y tampoco recomendable, evitar que los niños se mueven libremente, y más si no pueden dar rienda suelta a sus movimientos en la calle, el patio o el parque, pero con algunas precauciones, podemos evitar algún que otro susto.

Un corte, además de doloroso, puede suponer puntos de sutura, y, por tanto, una visita obligada al hospital.

Los bebés, sobre todo a partir del año, tienden a meterse en la boca todo lo que encuentran. Vigilar el tamaño de estos objetos es crucial para evitarlos.

Los productos de limpieza e higiene son los mayores responsables de las intoxicaciones en niño. Basta con evitar tenerlos a su alcance para evitar el peligro. Para ello, ponte de cuclillas y mira a tu alrededor. Si ves productos potencialmente peligrosos, quítalos de inmediato.

La cocina es el lugar donde más accidentes se producen, y donde son más peligroso por el riesgo de quemaduras, por eso:

Además de muy peligrosas, las lesiones por electricidad son muy frecuentes, sobre todo entre los bebés que acaban de empezar a gatear. Se pueden evitar con algunas precauciones: