Respetar su intimidad, fomentar sus relaciones, evitar discusiones… doce consejos si hay adolescentes confinados

Alrededor de dos millones y medios de adolescentes, con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años, se encuentran estos días confinados en sus hogares. Aunque para cualquier persona resulta complicada esta cuarentena por unos u otros motivos, lo cierto es que la adolescencia es una etapa que puede requerir de una especial atención por parte de los padres, ya que durante ella se producen numerosos cambios físicos y psicológicos que podrían verse afectados y condicionados por estas semanas de reclusión.

Por todo ello, la Asociación Española de Pediatría (AEP) en colaboración con la Sociedad de Medicina del Adolescente (SEMA) lanza una serie de recomendaciones dirigidas a padres de chicos y chicas adolescentes, que se incluyen dentro de la campaña La salud pediátrica en tiempos de coronavirus. Conformada por doce puntos, esta guía para adolescentes incide, por ejemplo, en la necesidad de fomentar la comunicación bidireccional entre progenitores e hijos: “Establecer una relación de complicidad en estos días es muy importante, debemos aprovechar que estamos pasando más tiempo juntos para escuchar más a nuestros adolescentes, y es muy posible que nos sorprendamos. Sugerimos organizar actividades en familia y animarles a participar en ellas, pero sin obligarles, y trazar planes de futuro que haremos o que podrán hacer con sus amigos cuando los días de confinamiento pasen, esto les ayudará a mantenerse motivados”, explica la doctora María José Mellado, presidenta de la AEP.

En este sentido, también es fundamental saber valorar su madurez y hablarles con total sinceridad sobre situación actual para que sientan la necesidad de implicarse en la solución del problema: “explicar a los chicos la situación que estamos viviendo, la necesidad de respetar las normas dictadas por las autoridades y los posibles escenarios que puedan surgir en función de cómo transcurran los hechos. Es igual de importante hacerles sentir que ellos son partícipes de la realidad actual y poner en valor su cooperación”, añade la doctora Mellado.

Los expertos también inciden en la importancia de que el adolescente siga manteniendo los lazos con el exterior y las personas de su entorno que están lejos. Por un lado, con las de mayor edad, como sus abuelos u otros familiares: “Esto les ayudará a entender que las medidas de confinamiento son necesarias para protegerse, no solo a sí mismos, sino también a aquellas personas que quieren, lo que les ayudará a llevar mejor esta estancia obligatoria en casa”, indica la presidenta de la AEP. Durante estos días la asociación ha puesto en marcha la campaña #Abuelémonos, que insiste en poner en valor los estrechos lazos que unen a abuelos y nietos a través de las redes sociales.

Por otro lado, se recomienda a los padres mayor flexibilidad en el uso de los móviles y otras pantallas durante el tiempo de confinamiento con el objetivo de que los adolescentes sigan fomentando sus lazos de amistad: “Las relaciones sociales son una parte fundamental en esta etapa y, ahora, su única vía para mantenerlas es a través de las pantallas. No poder estar con sus amigos ni salir a los sitios habituales de ocio, puede provocar en ellos sentimientos de impotencia y frustración. Es necesario animarles a mantener la relación con sus amigos aunque sea a distancia”, asegura el coordinador del documento desde la SEMA, el doctor Félix Notario.

Lo que no debe relajarse, según los especialistas, son los hábitos de vida que los jóvenes tenían antes de la reclusión. “En esta etapa de cambios físicos y emocionales casi constantes y, ante estas circunstancias, es importante mantener cierta estabilidad en relación con la alimentación, la actividad física y el sueño”, afirma la doctora Mellado. Como tampoco debería verse interrumpido el ritmo de estudio, sobre todo, en los estudiantes preuniversitarios. “Es importante compartir con ellos que, aún en esta situación excepcional, deben seguir trabajando por su futuro; por ello es importante animarles a participar en la plataforma de formación escolar, en las clases virtuales y a completar las tareas académicas propuestas por sus centros. Quizás es buen momento para reflexionar sobre la profesión que quieren desarrollar en un futuro”, explica el doctor Notario.

Estos son los doce puntos que dan forma a esta guía de apoyo a padres de adolescentes:

Hablando con ellos, explicándoles qué es el COVID-19 y dándoles pie a que pregunten sus dudas y expresen sus miedos. Hacerles partícipes del reto que supone la epidemia. Ser sinceros diciéndoles lo que se espera de ellos y explicándoles el esfuerzo que se está realizando entre todos.

Levantarse y acostarse más o menos a la misma hora. Todos los días han de realizar deberes y/o las diversas tareas académicas del centro donde cursan estudios para no perder el ritmo académico. También es muy importante que tengan momentos de tranquilidad, aburrimiento y creatividad. Animarles a participar en la plataforma escolar, en caso de que la haya.

Las relaciones sociales son una parte fundamental en esta etapa y, ahora, su única vía para mantenerlas es a través de las pantallas. No poder quedar con sus amigos ni salir a los sitios habituales de ocio puede provocar en ellos sentimientos de impotencia y frustración. Hay que animarles a mantener relación con sus amigos aunque sea a distancia.

Llamar antes de entrar a su habitación y no coger su móvil sin permiso,
por ejemplo.

Por ejemplo, porque tengan las zapatillas en medio de la habitación. Es el momento de centrarse en las cosas importantes y no desgastar la relación con ellos.

Para trabajar la empatía y que entiendan que cumpliendo las normas protegen a otras personas, entre ellos, a sus seres queridos.

Aunque no es aconsejable la sobreinformación sí es importante que estén informados de la evolución de la curva de contagios. Animarles a escuchar testimonios o recomendaciones de personas que admiren (artistas, youtubers, influencers…).

Esto les puede ayudar a tomar decisiones sobre su orientación profesional en el futuro. Poner en valor frente a ellos el esfuerzo de aquellas personas que están trabajando por los demás.

Como juegos de mesa, películas, series… pero sin obligarles a participar en ellas.

Insistirles en que mantengan su móvil limpio y se laven a menudo las manos. Si alguien es sospechoso de haber sido contagiado, es conveniente que se ponga mascarilla y evitar tocar superficies comunes, picaportes, grifos…

De lo que les gustaría hacer cuando la situación mejore para mantener la motivación. Fomentar su imaginación.

Controlar la ingesta de alimentos calóricos, dormir al menos las 8 horas recomendadas y realizar actividad física que les mantenga activos a través de bailes, series de entrenamiento en YouTube o actividades domésticas.