Otra política es posible

Ayer tenía un atasco de trabajo y, como suelo hacer en esas ocasiones, me puse a ver la comparecencia del ministro Illa en la comisión de Sanidad del Congreso. Es lo que yo llamo el “efecto corrida de toros”. Lo descubrí de chaval. Cuando tenía un examen inminente, era capaz de cualquier cosa con tal de no prepararlo, incluso de ver una corrida de toros en la tele, que para mí es el epítome del aburrimiento nacional. Como ahora no dan corridas, ayer me conformé con ver la comisión parlamentaria de sanidad. Y os lo confieso espontáneamente, me quedé de piedra por su alto nivel de discusión polí…