Cómo preparar nuestro hogar para evitar que los mayores tengan un accidente

Según el Informe de Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (DADO), del Ministerio de Sanidad, el 58 % se producen en el hogar. Teniendo en cuenta el tiempo que pasamos ahora en casa, las probabilidades de sufrir este tipo de accidentes durante el confinamiento, aumenta, por lo que hay que extremar las precauciones, sobre todo entre las poblaciones más vulnerables a padecerlos, los niños y los mayores de 65 años. Estos últimos representan ya más del 19% del total de los españoles y son, además, los más vulnerables ante un posible contagio por COVID-19, por lo que evitar accidentes es vital, no solo para proteger su salud, sino para acudir a urgencias con el consiguiente riesgo de contagio que esto supone.

Las caídas son, con diferencia, los accidentes más comunes entre las personas mayores, sobre todo debido a la propensión, según avanza la edad, al empeoramiento de las condiciones físicas, que producen falta de coordinación, reflejos, desequilibrios, etc. Para prevenirlas, la Guía para la prevención de accidentes en las personas mayores elaborada por la Dirección General de Salud Pública y Alimentación de la Comunidad de Madrid, aconseja tomar las siguientes precauciones en casa:

•Poner especial atención en las escaleras. Para evitar caídas en esta zona, hay que llevar siempre calzado de goma y cerrado, encender la luz, llevar al menos una mano libre para agarrarse de las barandillas e instalar en los escalones bandas antideslizantes.

•Para evitar tropiezos es mejor optar por suelos antideslizantes, recoger inmediatamente cualquier líquido que se derrame para evitar escalones, fijar las alfombras al suelo, no caminar descalzos y despejar las zonas de paso.

•El momento del baño es uno de los más peligrosos, por eso se recomienda la ducha en vez de el baño, instalar antideslizantes, agarraderas en la pared, banquetas… y evitar que se forme mucho vapor y usar calefactores durante la ducha.

•En el dormitorio es mejor no tener alfombras. A la hora de levantarse, debe hacerse de manera lenta para evitar mareos y asegurarse de que esta todo bien iluminado antes. Deben sentarse inmediatamente a más mínimo síntoma de marea, sea cual sea la habitación en la que se encuentren.

•Ojo con las reparaciones domésticas. Tiene que evitar subirse a taburetes, sillas o zonas altas. Es preferible pedir ayudar para cambiar una bombilla que exponer a una caída.

Aunque son menos frecuentes que las caídas, las quemaduras y las intoxicaciones también ocurren bastante a menudo entre las personas mayores. Se pueden evitar siguiendo estas recomendaciones:

•La cocina es el lugar donde más quemaduras se producen. Se puede prevenir colocando los amagos de las sartenes y cacerolas hacia dentro, cocinar en el fogón o placa más alejada de los bordes, no utilizando mangas anchas ni textiles acrílicos, optar por cocciones menos peligrosas como la plancha y evitando, sobre todo, las frituras y extremar las precauciones si cogen o manipulan bebidas muy calientes y el horno.

•Los métodos de calefacción también son focos de quemadoras en invierno, especialmente estufas y chimeneas, de las que deberán estar mantenerse alejados en la medida de los posible y lejos de materiales inflamables. Además, debe ventilarse a menudo la habitación donde se encuentren.

•Los braseros son especialmente peligrosos por varios motivos, por lo que hay que evitarlos, sobre todo los de carbón. Si se usan hay que extremar el cuidado: ventilar, apagarlos antes de dormir, no poner nada sobre ellos…

•También que poner especial atención en otros objetos que se utilizan par calentarse, como bolsas de agua, que no se deberá nunca deja hervir, o las mantas eléctricas, que no se deberán dejar nunca encendidas si existe la posibilidad de quedarse dormido. Los tarros de cristal con agua caliente deben evitarse.

•Fumar siempre está contraindicado, pero si lo hace, evitar las cerillas para encender los cigarros y no fumar nunca sí se tiene sueño.

•En cuanto a las intoxicaciones, debe extremarse a higiene alimentaria lavando y cocinando muy bien los alimentos, conservándolos correctamente y estando atentos a la fecha de caducidad. También es recomendable comer y masticar muy despacio para evitar atragantamientos.

•Los medicamentos también pueden ser peligrosos, sobre todo si se toman varios y si hay varias personas en el hogar que toman medicinas. Para evitar sustos, se deber seguir estrictamente las indicaciones del médico -apuntarlas y utilizar pastilleros si es necesario-, no automedicarse, dejarlos siempre en su reciente habitual y consultar cualquier duda antes de tomarlos, ya sea a su médico, farmacéutico o a la persona con la que viva.

•Si accidentalmente ingiere un medicamento o producto tóxico, ya sea un producto de limpieza, alimento, etc., llamar inmediatamente al Instituto Nacional de Toxicología: 91 562 04 20.

Para especificaciones más concretas, se puede consultar la Guía para la prevención de accidentes en personas mayores.