Siete consejos nutricionales que puedes poner en práctica durante el aislamiento

¿Cómo afrontar el confinamiento a nivel nutricional? Para el entrenador personal y dietista Nano Alútiz es esencial encontrar lo que llama “el nuevo yo”, que lleva implícito un mejor estilo de vida y un mayor bienestar.

«Te diré que un plan de alimentación es muy individualizado y que a la hora de elaborarlo hay que tener en cuenta aspectos como: objetivos, gustos y preferencias por los alimentos, intolerancias, fisiopatologías, actividad física y timing y disponibilidad de ingesta. No obstante, sí que puedo darte unos consejos nutricionales que puedes poner en práctica durante el aislamiento, y que estoy seguro te va a ayudar a mantener tu sistema inmune fuerte y óptimo».

1-Mantén una buena hidratación garantizando la ingesta mínima de dos litros diarios. El estar en casa las 24 horas durante los siete días de la semana, hace que el abrir la nevera sea un acto que llegue a repetirse más veces de lo normal a lo largo del día. Prueba a hacerte infusiones o té a media mañana o media tarde ya que quizá sean los momentos en los que nos entren más ganas de picotear alguna cosilla.

2-Toma cinco raciones entre frutas y hortalizas al día. Garantizar un consumo de al menos tres raciones de frutas al día y dos de hortalizas. Podríamos distribuirlo de la siguiente manera: utilizar las raciones de hortalizas en comidas y cenas de manera abundante ya que son alimentos bajos en calorías y super nutritivos a lo que en vitaminas y minerales se refieren. Por otro lado, las frutas podemos encajarlas en el desayuno o como bien he dicho antes a media mañana o incluso media tarde junto con ese té o infusión. ¡Pero cuidado! Lo saludable no es igual a infinito. La fruta es sana y es baja en calorías, pero presenta una alta cantidad en azúcares rápidos que bien podríamos utilizar para antes o después de nuestros entrenamientos en casa. Así que, come fruta, ¡pero también muévete!

3-Elige bien el consumo de productos integrales y legumbres ya que son la base de la alimentación y dos grupos de alimentos super saludables y nutritivos. Todo lo que se refiere a productos integrales ya sea en grano o harina, tenemos que ser tener en cuenta que nos aportan una serie de calorías que deberemos regular y controlar en función de nuestra actividad física diaria.

4-Elige productos lácteos (leche y leches fermentadas/yogur) preferentemente bajos en grasa. Son alimentos bajos en calorías y más si se presentan en formato 0%, pero a la hora de elegir entre uno y otro estando en casa la diferencia entre un yogurt desnatado o un yogurt natural no va a ser relevante. Podríamos meterlo como postre en comidas y cenas o incluso como desayuno o tentempié para almuerzo y merienda.

5-Elige de forma preferente carnes de aves (pollo, pavo, etc.), conejo y otros animales como el cerdo y evita el consumo de embutidos, fiambres y carnes grasas de cualquier animal. Cada vez nos fijamos más en el etiquetado de los productos, pero sigue habiendo mucha desinformación y gente que no sabe interpretar una etiqueta nutricional o los valores nutricionales de un producto. Respecto a todo lo que se refiera a fiambre y embutidos tened muy en cuenta a la hora de elegirlo que la materia prima de ese producto sea de un 80% en adelante. Estamos acostumbrados a ver fiambres de pollo y pavo con un 50% de materia prima y el resto siendo azucares, fécula de patata y demás productos no saludables.

6-Elige de forma correcta el consumo de frutos secos, semillas y aceite de oliva. En este caso nos vamos a los alimentos que más densidad calórica tienen. Con esto quiero decir que son muy altos en calorías a pesar del poco volumen que tienen ya que son ricos en grasas (insaturadas). Tal y como he dicho antes, son alimentos saludables pero, si nos excedemos en su consumo, incrementaremos la ingesta calórica diaria notablemente, así que ten muy en cuenta la frase de: saludable no significa consumo infinito.

7-Evita los alimentos precocinados y la comida rápida. Son alimentos fruitivos, productos insanos y que no nos aportan ningún beneficio más allá del placer o deleite en quien los consume. Son productos altos en calorías y que, a nivel nutricional, dejan mucho que desear, ¡así que con toda esta información espero que te lo pienses muy bien a la hora de elegir entre una napolitana o una manzana!

¡No te olvides de apuntarte a nuestra newsletter para no perderte todas las iniciativas e historias de estos días!