Cuidado, ponerte demasiadas mascarillas faciales puede traer más problemas que beneficios

Se está hablando mucho de los beneficios que puede traer la cuarentena a la hora de cuidarnos la piel. El tiempo libre que ahora disponemos puede llevar al aburrimiento y se está poniendo de moda una tendencia que puede dañar la piel si no se realiza adecuadamente: el multimasking.

Esta tendencia cosmética se puso de moda hace unos años, pero es ahora cuando ha dado el gran golpe. El problema es que, si se hace un abuso o si se mezclan compuestos incompatibles en la piel, esta puede salir perjudicada o que los activos se anulen entre ellos.

Las diferentes zonas del rostro pueden presentar necesidades especiales. La zona T, mejillas y parte alta del pómulo suelen ser las que más diferencias tienen entre ellas, por lo que practicar el multimasking puede ser una buena opción si se sabe cómo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no es aconsejable realizar el multimasking cada día. El exceso de mascarillas hidratantes o nutritivas podrían generar granitos y las astringentes o purificantes podrían provocar deshidratación. Con dos días a la semana máximo es suficiente para obtener sus beneficios.

Una vez con la piel limpia, exfoliada y equilibrada, procedemos a tratar cada una de las zonas. La zona T está compuesta por la frente, nariz y barbilla. Esta zona es de las propensas a generar grasa, por lo que es aquí donde se general la mayoría de impurezas como el acné y los puntos negros. Para este área del rostro lo mejor son las purificantes como las de arcilla o las de burbujas.

La zona del contorno de ojos y de los pómulos es la que necesita más un chute de energía. El cansancio se acumula en estas zonas y se ve la piel más apagada, por lo que si queremos iluminarla sin usar maquillaje y disimular las arrugas, una mascarilla cargada de vitamina C es perfecta.

Para finalizar nuestro tratamiento, toca ocuparse de las mejillas. Esta zona suele ser la que más necesita hidratación y la más propensa a rojeces, por lo que una mascarilla nutritiva y calmante le viene perfecta

Este método es mucho mejor que aplicar las tres mascarillas una detrás de otra por toda la cara ya que, además de ahorrar producto, no sobresaturamos la piel. También es un tratamiento mucho más completo que si solo nos decantásemos por una de las mascarillas.

Por desgracia, el multimasking no se puede realizar con las mascarillas de tela coreanas. Aunque, para a quien le guste el formato de mascarillas en bolsitas, también existe este formato.

El multimasking aquí descrito es un ejemplo de lo que nuestra piel puede necesitar, pero no es universal. Si tenemos la zona del pómulo más grasa o la frente muy seca siempre hay que aplicar los productos que la piel necesite.