Probióticos: ¿Qué son?¿Para qué sirven? ¿En qué alimentos se encuentran?

En primer lugar, los probióticos son microorganismos vivos que, administrados en las cantidades adecuadas en el organismo de un ser humano, producen un efecto beneficioso para su salud. Esta fue la definición propuesta por la OMS y la FAO en el marco de la consulta a expertos internacionales sobre la evaluación de las propiedades saludables y nutricionales de los probióticos en los alimentos.

En este sentido, una de sus principales funciones es contribuir a regular nuestra microbiota intestinal, mediante la inhibición de patógenos, y corregir posibles desequilibrios. En la mayoría de ocasiones los microorganismos probióticos pertenecen a dos grupos de bacterias: lactobacilos y bifidobacterias.

Los probióticos desempeñan una función relevante en el sistema gastrointestinal, en la respuesta inmunitaria y pueden tener también un efecto beneficioso en las enfermedades infecciosas. Estos microorganismos ayudan a mejorar los desequilibrios en la flora intestinal y las posibles consecuencias de la falta de una alimentación saludable.

De acuerdo con la Sociedad Española de Microbiota Probióticos y Prebióticos (SEMiPyP), «ciertos probióticos han demostrado ser capaces de contribuir al mantenimiento de la integridad de la barrera intestinal, así como de prevenir y reparar daños en la mucosa causados por distintos agentes como alergenos presentes en los alimentos, microrganismos patógenos y citoquinas proinflamatorias».

Por otra parte, la SEMIPyP también destaca que estos microorganismos vivos «poseen un amplio espectro de efectos inmunomoduladores ya que son capaces de actuar sobre la inmunidad innata y la adquirida o específica, pudiendo proteger al hospedador frente a infecciones y procesos de inflamación intestinal crónica«, como puede ser la enfermedad del Crohn o la celiaquía.

Además, en otro tipo de situaciones patológicas, «pueden actuar estimulando la respuesta inmunitaria antígeno-específica en situaciones de sensibilización a antígenos (alergias) o bien ejercer efectos intestinales claramente antiinflamatorios».

Los efectos en la salud de los probióticos deben evidenciarse científicamente con los correspondientes ensayos clínicos. Algunas cepas han demostrado ser efectivas en la salud, entre las que se destacan las siguientes:

Los probióticos están presentes de manera natural en muchos alimentos, aunque también puedes optar por consumirlos en forma de medicamentos o complementos.

Los alimentos ricos en probióticos naturales que puedes incluir en tu dieta para mantener una alimentación equilibrada y que regule la microbiota intestinal pueden ser: