Cómo gestionar la soledad durante el confinamiento

La soledad es un problema que puede afectar de manera considerable a la salud. En este sentido, debido a la situación actual de confinamiento por la emergencia sanitaria del coronavirus, puede resultar más complicado gestionar este sentimiento y el impacto emocional que conlleva el aislamiento social.

Un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid y Grupo 5 sobre el impacto psicológico derivado del COVID-19 en la población española revela, entre otras cosas, que más del 60% de personas encuestadas han sentido poco interés en hacer cosas y que se han mostrado decaídas o deprimidas.

Por otra parte, este mismo estudio señala que el 45% de encuestados asegura sentir que le falta compañía (un 11% lo siente a menudo) y el 37% se ha sentido aislado de los demás (un 16% a menudo). Además, los más jóvenes (18 y 39 años) presentan más ansiedad, depresión y síntomas somáticos.

En primer lugar, hay que establecer una diferencia entre soledad y estar solo. “El estar solo es una circunstancia, como puede ser el caso de las personas mayores. La soledad es un sentimiento y una reacción psicológica a estar solo, pero que también personas que viven en familia pueden sentir. Es un fenómeno psicológico”, señala a 20minutos la doctora en psicología y vocal del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, Isabel Aranda.

El impacto emocional del confinamiento será diferente según las circunstancias de cada persona y las emociones pueden ir variando con el paso de los días.

La soledad «puede producir un efecto de malestar emocional muy fuerte y unos efectos psicológicos nada deseables. No solamente se sufre mientras se está en esta situación, sino que puede tener consecuencias para el futuro”, destaca la psicóloga responsable de Cruz Roja Te Escucha, Mar Echenique.

El Ministerio de Sanidad ha elaborado un documento con una serie de estrategias que pueden servir para afrontar el impacto emocional derivado del COVID-19 y del confinamiento.

Una de las mejores formas de gestionar la soledad es «estableciendo contactos sociales reiterados», añade Isabel Aranda. El estudio citado anteriormente de la Universidad Complutense de Madrid revela que cerca del 75% de las personas encuestadas asegura poder hablar de sus problemas con su familia y amistades para obtener apoyo.

Las nuevas tecnologías pueden brindarnos ese contacto social a través de las videollamadas, aunque es cierto que las personas mayores presentan una mayor dificultad para acceder a las mismas. Por eso, es importante «crear una rutina y decir, por ejemplo, todos los días hablamos a las siete de la tarde«, destaca la psicóloga Mar Echenique.

Por otro lado, es un buen momento para «acordarse de todas las aficiones que se han tenido como la lectura, los crucigramas, revisar el álbum de fotos…Intentar dedicar un tiempo a esto que, en el fondo, también es tiempo de comunicación», añade la experta de Cruz Roja.

Desde esta organización han puesto en marcha Cruz Roja te escucha, un servicio telefónico (900 107 917) de apoyo psicosocial para todas las personas que se ven afectadas por esta crisis y por el confinamiento.

El Colegio Oficial de la Psicología de Madrid ha elaborado una guía de Orientaciones para la gestión psicológica de la cuarentena por coronavirus que ofrece consejos para sobrellevar esta situación: