Coronavirus: ¿me puedo contagiar comiendo o a través de los envases del supermercado?

Cada día que pasa surgen nuevas dudas entre la ciudadanía sobre las maneras en que uno puede contagiarse de coronavirus. Tras más de un mes en confinamiento por el estado de alarma, los supermercados y tiendas de alimentación son de los pocos lugares compartidos que permanecen abiertos y, por tanto, que pueden presentar un mayor riesgo potencial de contagio, de ahí que se recomiende el uso de mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico en estos establecimientos. En este sentido, la Comisión Europea ha publicado una guía sobre seguridad alimentaria que busca responder a las dudas sobre el coronavirus en este ámbito.

¿Puede contagiarse de coronavirus una persona comiendo un alimento? No, según indica la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea. «No se dispone actualmente de ninguna información sobre si el virus responsable de la Covid-19 puede estar presente en los alimentos, sobrevivir en ellos e infectar a personas. Sin embargo, a pesar de la gran magnitud de la pandemia de Covid-19, hasta la fecha no se ha notificado transmisión alguna de esta enfermedad a través del consumo de alimentos», remarcan en esta guía.

Asimismo, citan a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria al asegurar que actualmente no hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o una vía probable de transmisión del virus de la Covid-19″, y que «se considera que el principal modo de transmisión es de persona a persona, principalmente a través de las gotículas respiratorias que producen las personas infectadas al estornudar, toser o exhalar».

La persistencia del virus sobre las superficies es otra de las dudas recurrentes, ya que afecta a los envases de los productos que compramos y luego llevamos para casa.

La Comisión Europea apunta que aunque un estudio reciente «ha demostrado que el agente causal de la Covid-19 persiste durante 24 horas sobre el cartón y varios días en superficies duras, como el acero y los plásticos, en entornos experimentales no hay pruebas de que envases contaminados que han estado expuestos a condiciones y temperaturas diferentes transmitan la infección». No obstante, indican que el virus presente en la piel sí puede transferirse al sistema respiratorio, por ejemplo, al tocarse la cara, de ahí que «las personas que manipulan los envases, incluidos los consumidores, deben seguir las orientaciones de las autoridades de salud pública con respecto a las buenas prácticas de higiene, como lavarse las manos regular y eficazmente.

A pesar de estas afirmaciones, en la misma guía sobre seguridad alimentaria la Comisión también ha lanzado una serie de consejos a realizar en nuestras casas «para minimizar cualquier posible riesgo de que los alimentos transmitan el virus responsable de la Covid-19″.