Siga la pista del dinero

Bill Gates durante una reciente entrevista concedida a El País.
Bill Gates durante una reciente entrevista concedida a El País.GORKA LEJARCEGI

No hay una ciencia china, ni norteamericana ni española. La ciencia es un empeño internacional, y siempre ha sido pedigüeña y oportunista. Si miramos hacia atrás, los grandes avances científicos del siglo XX –la mecánica cuántica, la relatividad, la doble hélice del ADN— fueron obra de unas personas de gran talento, sí, pero que trabajaban por un sueldecillo asignado por algún Gobierno u otro con más racanería que perspicacia. Sus proyectos eran baratos en la época. Solo en las ocasiones más imperiosas, como el desarrollo de la bomba atómica y la física nuclear subsiguiente, la ciencia ha esta…