Día Mundial de la Seguridad en el Trabajo: recomendaciones ergonómicas para trabajar en casa

El Estado de Alarma nos ha obligado a acogernos al teletrabajo, en algunos casos, para poder seguir cumpliendo con nuestras responsabilidades. Sin embargo, como esto ha sido tan repentino, es normal que no haya en nuestra vivienda una zona habilitada para tener nuestro puesto de trabajo en casa.

Pero, la mesa del comedor o una silla cualquier no son elementos que se adecuan a las recomendaciones ergonómicas que vamos a descubrir. Estas nos ayudarán a prevenir problemas como la fatiga visual o el estrés. Por eso, con motivo del Día Mundial de la Seguridad en el Trabajo que se celebra el 28 de abril, descubriremos cuáles son los consejos nos brinda la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CCOO) con relación a esto.

Nuestra mesa debe contar con las dimensiones adecuadas que nos permitan poner el ordenador, los documentos y demás elementos que nos hagan falta para teletrabajar sin problemas. Además, al situarnos delante de la mesa conviene que podamos apoya los antebrazos y las manos cómodamente.

Un aspecto fundamental que debemos tener en cuenta es la altura de la mesa. La CCOO aconseja que debe tener una altura que esté entre los 65 o los 68 cm. Si es más alta, esto puede solucionarse con una silla regulable. En todo caso, se debe evitar, siempre que sea posible, que la mesa quede más baja, ya que es complicado resolver esto de una forma que evite molestias musculares.

Asimismo, la mesa «no debe producir reflejos ni deslumbramientos», como indica la CCOO. Esto conduciría a la fatiga visual, por lo que, se recomienda que esta sea de color mate u opaco para evitar esos incómodos reflejos.

La silla para nuestro puesto de trabajo en casa debe tener reposabrazos y ser regulable para que, así, podamos ajustar su altura como nos convenga. Además, debe tener respaldo, aunque si es ergonómico mejor. Esto quiere decir, que el respaldo será basculante y tendrá un cojín lumbar.

Con todo, conviene que la silla de nuestro puesto de trabajo en casa se adecue a nuestras necesidades. No es lo mismo tener una jornada laboral de cuatro horas que de ocho. Es muy probable que para este último caso la silla tenga otro tipo de material que evite las molestias de estar tantas horas sentados.

Si tenemos un monitor o un ordenador portátil, existen soportes que pueden ayudarnos a elevarlos para que podamos conseguir la altura ideal. La CCOO recomienda que el borde superior del ordenador debe coincidir con nuestra línea de visión horizontal, es decir, debe estar a la altura de nuestros ojos.

En el momento de hacer esto con el portátil, el teclado no será accesible. Por eso, conviene que utilicemos un teclado independiente. Con todo, la pantalla no debe estar ni de frente ni de espaldas a las ventanas, y la distancia entre nosotros y el ordenador debe ser de unos 40 o 55 centímetros para evitar la fatiga visual.

Con el uso de un reposamuñecas evitaremos las molestias propias en la mano de usar el ratón o el teclado durante un tiempo prolongado. Además, esto prevendrá el síndrome del túnel carpiano.

El reposapiés también es importante, sobre todo, si los pies no llegan bien al suelo. Sin embargo, los podemos usar para otros fines, como reducir la tensión de las piernas y mejorar la circulación sanguínea.

Con estas recomendaciones ergonómicas, podemos instalar nuestro puesto de trabajo en casa para teletrabajar de una forma mucho más cómoda. Así, conseguiremos trabajar mejor y podremos ser más productivos.