Medicina estética en suspenso: “Muchos médicos estéticos han colaborado en hospitales, han estado en primera línea»

El sector de la medicina estética no es un servicio esencial. Por ello, como tantos otros, tuvo que paralizar su actividad en seco cuando se decreto el estado de alarma. Sin embargo, al tratarse de una profesión ejercida por médicos, estos tuvieron que ponerse a disposición de las autoridades sanitarias para combatir la epidemia.

Un mes y medio después, el sector se prepara para una desescalada y se muestra optimista con su futuro en los próximos meses, como nos contaron desde la directiva de la Asociación de Medicina Estética de Madrid (AMEM)

Tratamientos estéticos como el bótox, las inyecciones con ácido hialurónico, la mesoterapia, láser, etc. son tratamientos estéticos, pero que tienen que ser realizadas por médicos para garantiza su seguridad. Es por eso que la actividad de los centros de medicina estética se paralizó, “desde el inicio del Estado de Alarma, asumimos la responsabilidad que implicaba, a nivel sanitario y social, el cierre de nuestras instalaciones para evitar el riesgo de contagio”, aseguran.

Pero no sólo eso, pues al ser centro sanitarios, se pusieron a disposición de la emergencia sanitaria en todos los sentidos, tanto en lo material como lo humano, “las comunidades autónomas han organizado desde el principio la solicitud de material que pudiera ayudar a los servicios sanitarios a soportar la presión que se estaba teniendo en estas semanas. Además, desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid – AMEM hemos querido contribuir haciendo una aportación económica para la compra de material de protección para sanitarios y pacientes”.

Tampoco los profesionales de la medicina estética dudaron en ponerse a disposición de las autoridades sanitarias, “muchos médicos estéticos han colaborado en diferentes hospitales, bien como voluntarios o bien por su formación en urgencias y otras especialidades han estado en primera línea, para ayudar y aliviar la gran presión asistencial de muchos centros sanitarios y asistenciales en Madrid”, nos cuentan.

Un tratamiento estético puede esperar, pero, ¿qué ha ocurrido con los tratamientos que requieren de varias sesiones o de un seguimiento médico posterior? “Los pacientes han entendido de forma masiva la importancia de la situación que estábamos viviendo. En determinados casos se ha podido realizar seguimiento de los pacientes por vía telemática, así como algunos seguimientos en materia de nutrición y otros cuidados preventivos de salud, a los que también da servicio nuestro sector”, aclaran.

Además, aunque menos, en medicina estética también pueden surgir complicaciones e incluso urgencias, que se han seguido atendiendo, “como, por suerte, en nuestra actividad las complicaciones son escasas y transitorias, en muchas ocasiones con consejo telefónico puede solucionarse. En caso de requerir atención directa, se podía acceder a los centros, con las medidas de higiene, protección y distanciamiento requeridas”, matizan desde AMEM.

Como todos los sectores profesionales que han tenido que parar su actividad, en medicina estética ya están preparando la esperada desescalada. Para ello, diversas asociaciones están estableciendo protocolos para que la vuelta a la actividad se lleve a cabo con todas las garantías de seguridad y estandarizada, “la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), junto con asociaciones de otras especialidades médicas – como la Dermatología o la Cirugía Plástica y Reparadora- han elaborado unos protocolos de actuación en Medicina Estética ajustado a cada práctica concreta”.

Además de estos documentos, se está poniendo especial empeño en la formación de todos y cada uno de los profesionales de las clínicas, donde se llevarán a cabo unas estrictas medidas de higiene que garanticen la seguridad y la confianza de todos los pacientes.

El sector de la medicina estética no se librará de las consecuencias económicas de cerrar sus centros durante semanas. Sin embargo, se muestran optimistas de cara al futuro más próximo, pues están convencidos de que “nuestros pacientes tienen el interés y el deseo de poder volver a la vida normal lo antes posible”.

Además, reconocen que la primavera es uno de sus mejores momentos y confían en que la gente retome los tratamientos que ya quería realizarse antes del confinamiento, “estamos en primavera, momento en que nuestra práctica clínica siempre tiene un repunte importante. Por otro lado, en lo que implica a la prevención y el tratamiento de algunas situaciones que han podido verse afectadas en las semanas de confinamiento, en lo físico y también en lo emocional, tendremos mucho por hacer”.

Y es que, para ellos, la medicina es mucho más que curar “si nos atenemos a la definición de salud como ‘un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia’, los médicos estéticos somos un pilar importante en su mantenimiento” reivindican, “los médicos estéticos somos ante todo médicos y las reivindicaciones de nuestros colegas, que han estado arriesgando su salud desde la primera línea en esta pandemia, son nuestras reivindicaciones, porque para ellos y para nosotros la salud, solo se procura con la concurrencia y la voluntad de todos los agentes implicados”, afirman tajantes desde AMEM