Consultorio de Psicología: «Voy a dejar a mi pareja, es rastrero hacerlo ahora, pero siento que no quiero estar con él»

Ya puedes leer aquí la nueva entrega del consultorio de Psicología con el que 20minutos pretende ayudar a resolver las dudas y dificultades que puedan tener los lectores (con los amigos, la pareja, la familia, en el trabajo…).

Para plantear tu problema escribe un correo electrónico a consultoriopsicologia@20minutos.es. Aquí tienes las respuestas que ha dado a las cuestiones de esta semana nuestra experta, Mª Jesús Álava Reyes.

PREGUNTA Tengo un gran problema, estoy en un trabajo que odio, no me gustan los compañeros, el trato, el trabajo en sí… Tengo contrato hasta finales de año. la situación es insostenible, trabajo bajo mucho estrés que me provoca dolores de cabeza constantes, dolor de estómago y muy mal humor.

Soy una persona positiva, intento de ver el lado bueno (fin de semanas libres, sueldo, me tienen valorada…) pero ya he llegado a un punto que prefiero perderlo todo, no lo hago porque sé que ahora está todo bastante parado con el Covid 19, pero no aguanto más

RESPUESTA DE LA EXPERTA Has entrado en una espiral en la que tus pensamientos parecen ser todos muy negativos: el trabajo, la gente, el trato… Y, en efecto, cuando lo que nos estamos diciendo todo el rato es que lo que hacemos no nos gusta, que lo odiamos, que tampoco nos gustan los compañeros, ni nada de lo que tenga que ver con el trabajo…, la consecuencia es ese estrés y supongo que un cansancio infinito que te invade.

En estos casos, lo importante es controlar esos pensamientos que te provocan tanto malestar y que en nada te ayudan en tu día a día; más bien, terminan contaminando y afectando al resto de las áreas de tu vida.

Haces bien en no dejar el trabajo, sería una huída y no la solución a lo que te pasa. Pero como el esfuerzo que haces es enorme, te pongo el link de unos ejercicios que te van a ayudar extraordinariamente en tu caso (corresponden a técnicas que detallo en el libro ‘La Inutilidad del sufrimiento’. Intenta empezar por los ejercicios de Relajación y Parada de Pensamiento. Muchos ánimos.

PREGUNTA Llevo casi un año con mi novia, pero nos conocemos y tenemos relación desde hace 4 años. Hemos hecho un viaje por Europa hace dos meses y desde que hemos empezado, todo era genial, sentía muchas cosas con ella e incluso he llegado a pensar cómo me gustaría vivir con ella en un futuro.

El problema es que desde que empezó la cuarentena, un día, me dio por preguntarme si la quiero y no encontré respuesta. Al principio no me agobié, no le di importancia porque habíamos discutido, pero esa pregunta ha continuado y sigo sin conseguir responderla.

Siento como que no la echo de menos o no sé si la quiero. En general me siento sin ganas de nada, me siento bloqueado y sin sentimientos hacia nada ni nadie, creo que la monotonía puede haber afectado y que simplemente sea una cuestión de agobio y estrés por la situación que vivimos, porque pienso en los momentos que hemos vivido y me encanta ella como persona, me gusta físicamente, me hace sentir genial.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Tú mismo te has dado la respuesta. El confinamiento te está afectando mucho y lo hace en todas las áreas de tu vida (dices que te sientes sin ganas de nada, bloqueado…) En estas circunstancias, intenta no dar vueltas al tema de tu novia, sólo te va a producir confusión.

Es muy frecuente que cuando no nos sentimos bien repasemos cómo estamos con las personas importantes de nuestra vida, y el resultado suele ser poco alentador, pues en esas circunstancias nuestra valoración tiende a ser poco objetiva y más bien pesimista.

En definitiva, intenta cortar esos pensamientos, intenta centrarte en las cosas que ahora puedes hacer, en las que habitualmente te gustaban y, aunque sea desde casa, puedes seguir disfrutándolas… Como parar los pensamientos no resulta sencillo, te paso un link donde verás de forma muy práctica cómo lograrlo. Ánimo.

PREGUNTA Me gustaría entender a un amigo. Su pareja (tienen dos hijos en común) ha estado tonteando con varios hombres y el último año se fue a trabajar al extranjero para ganar más dinero. Ha regresado a principios de año con solo 1.000 euros.

Mi amigo le ha abierto la puerta de la casa, para que ella sepa lo que le ha hecho. Ha sufrido mucho él con todo eso. Él siempre me dice: esta persona no es nada sin mí, me necesita. Y para colmo me ha dicho que mientras ella esté en el hogar común no quiere verme, no quiere ni que se entere de que le he ayudado cuando está fatal.

Sé que me lo había dicho, pero nunca creí que fuera capaz hacerlo. Me ha causado un dolor tan grande que me siento como una tonta.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Tu amigo está muy condicionado por su situación y por sus emociones encontradas y probablemente, por sus hijos también. Él no ha resuelto aún su relación con esta mujer. El pensar que ella le necesita, que es nada sin él, nos indica que en el fondo hay una cierta relación de dependencia, al menos por su parte.

Es lógico que te sientas mal si le has apoyado tanto, pero él te está dando la medida de lo que puede hacer, que es poco, porque no está actuando con libertad, y porque le falta la confianza y la seguridad que precisa para solucionar su situación de pareja.

Aunque te resulte doloroso, respeta su decisión y recuerda que no debes sentirte tonta, simplemente tú has dado mucho más de lo que él es capaz de asimilar, y desde luego infinitamente más de lo que es capaz de responder. En estas circunstancias, te puede ayudar el libro ‘Emociones que hieren’, en el que detallo cómo actuar en casos como el que estás teniendo.

PREGUNTA Mi pregunta es sobre si debería dejar a mi pareja en esta cuarentena. Hace un año que estamos juntos y hacía ya dos o tres meses que yo me planteaba dejarlo, porque sentía que no funcionaba.

La cuestión es que él, a causa del confinamiento, se ha quedado atrapado en una ciudad que no es la suya y está sufriendo altos niveles de ansiedad y depresión a causa de este motivo. Él estuvo apoyándome constantemente cuando yo pasé una situación complicada y sé que soy un apoyo fundamental para él ahora. No me siento capaz de dejarle porque sé que ahora me necesita más que nunca, por eso quería esperar a que terminara el confinamiento.

El tema es que el estado de alarma se prolonga y con él mi estado de ansiedad. Mis migrañas, mis ganas de llorar. Siento que no quiero estar con él, que necesito distancia para pasar y superar la ruptura que he decidido que quiero. No sé si voy a poder seguir engañándole cada vez que me llama, fingiendo que todo está bien. Me duele mucho por dentro fingir, necesito romper ya, ya son meses esperando y las cosas sólo han empeorado.

Pero por otra parte me parece tan rastrero dejarlo ahora, por teléfono, y cuando lo está pasando tan mal… Sé que me sentiré muy mal también si lo hago ahora. ¿Qué me recomienda?

RESPUESTA DE LA EXPERTA Intenta reflexionar sobre si el problema son sus llamadas, o cómo tú lo estás viviendo. Es como si, una vez que hubieras decidido dejarlo, te resulta imposible seguir hablando con él y quisieras terminar ya y dejarlo todo claro.

Pero en el fondo, como bien apuntas, te sentirías mal por hacerlo en estos momentos. Te estás obsesionando con esta situación y por eso lo estás viviendo tan mal. De hecho, cuando una persona se siente mal, como es tu situación actual, no debe tomar decisiones importantes, pues una vez que lo hace normalmente después siente frustración.

No te digo que no dejes a tu pareja, llegado el momento y si tienes entonces las ideas clarísimas, lo que sí que te digo es que ahora lo importante es que te centres en ti, en sentirte bien, en llenarte de energía y en no sentirte prisionera.

Cuando la situación y las circunstancias acompañen, encontrarás el momento y las palabras para expresar la situación real, y lo harás con calma, con inteligencia y también, con sensibilidad.

PREGUNTA Estudio una oposición y trabajo (ahora teletrabajo) y no puedo más. Me levanto temprano y dedio 6 horas al estudio y 6 al trabajo. Después tengo tiempo libre antes de acostarme, un tiempo libre con el que ya no sé qué hacer, estoy demasiado cansada como para leer o hacer esfuerzos físicos o mentales y estoy ya sobresaturada de ver series, películas, hacer videollamadas, etc.

Antes al salir de la oficina tomaba algo con algún amigo, los fines de semana siempre salía a dar una vuelta, a correr, a tomar un café, sola o acompañada. Mi ocio se ha gestado fuera de casa porque dentro acabo tan desgastada con el estudio, las tareas y el trabajo que no tengo ganas de nada.

Ahora siento que no tengo opciones para liberarme de la tensión y el desgaste que supone estar 12 horas frente a una pantalla o a un libro. Siento que tengo responsabilidades y obligaciones (producir y producir, mejorar mis conocimientos porque sin ellos no hay plaza, mantener el piso limpio, hacer la compra…) pero no tengo ninguna libertad ni margen de maniobra para el ocio y el placer. Incluso me estoy planteando la insensatez de dejar el trabajo.

RESPUESTA DE LA EXPERTA En efecto, dejar el trabajo no es la solución, pero tampoco seguir en la situación que estás ahora. Es crucial que cambies un poco tus rutinas; al menos tus rutinas en tu tiempo libre. Hacer ejercicio fuera de casa es más estimulante, pero puedes y debes hacerlo en casa.

Si te resulta muy pesado o monótono, en lugar de tablas de gimnasia, baila, canta, salta…, pero muévete para compensar tantas horas de pantalla o estudio. Y hazlo, porque el movimiento activa determinados neurotransmisores que repercuten favorablemente en tu estado de ánimo.

De todas formas, ante el desgaste que estás teniendo te vendrá muy bien practicar algunas técnicas como relajación y respiración. Te paso el link de unos vídeos donde grabé estas técnicas, para que puedas seguirlas desde casa y te ayuden a encontrar ese bienestar que tanto te falta.

Mientras tanto, nada de tomar decisiones impulsivas de las que luego te arrepentirías. Por cierto, la relajación también puedes hacerla cuando terminas de trabajar y antes de ponerte a estudiar, ya verás cómo repercute favorablemente en tu rendimiento en los estudios.

PREGUNTA Antes de entrar en confinamiento estaba realizando sesiones con un psicólogo, y cuando llegó esta situación me dio la opción de posponer las sesiones hasta que la situación mejore o hacer las sesiones por videollamada, y decidí aplazar las sesiones (pensaba que no iban a tener la misma eficacia), no sé si hice lo correcto o debería haber seguido con ellas.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Muchas personas se han encontrado en la situación que tú describes. En nuestro gabinete de psicología la mayoría de las personas están siguiendo los tratamientos por vídeollamada y, aunque al principio quizás les costó un poco, la realidad es que ahora se sienten muy cómodas y constantemente nos dicen que está suponiendo una ayuda muy eficaz para superar la situación actual.

En definitiva, si sentías que tu psicólogo te estaba ayudando no pospongas más el tratamiento. Ya verás cómo te alegras de la decisión de continuar.