Calentamiento y coronavirus

Se viene apreciando en estas semanas un virtuoso y denodado intento de adjudicar la pandemia a la crisis climática. No hay evidencias a prueba de agua que lo apoyen. Si el coronavirus proviene de los pangolines, como indica la genética, la razón última no habrá que buscarla en el calentamiento global, sino en el tráfico de esos animales hacia China, donde sus escamas son muy apreciadas por sus supuestas propiedades cardiosaludables. Ni la gripe aviar ni la gripe A ni el SARS de 2002 tuvieron mucho que ver con el cambio climático, sino más bien con las granjas de pollos, los mercados de animale…