Cómo elegir el mejor tensiómetro y usarlo correctamente

En España, según datos de la Sociedad Española de Cardiología, más del 40% de los mayores de 18 años en España padecer de hipertensión, cifra que se eleva hasta el 60% en personas de más de 60 años. Al tratarse de una enfermedad silenciosa, que no da síntomas, y que puede llegar a ser muy peligrosa, es muy importante que, aunque no se sea hipertenso, la población adulta se la mida con regularidad. Esto es crucial en personas con hipertensión, sobre todo si toman medicación. Para ello, lo mejor es acudir regularmente al centro de salud o a la farmacia, pero si queremos controlarla a diario, además podemos recurrir a tensiómetros caseros, que de un modo fácil, nos da una idea de relativamente fiable del estado de nuestra presión arterial.

Para medir la tensión arterial existen dos métodos: los MAPA monitorización ambulatoria de la presión arterial, que son los dispositivos profesionales que utilizan en las consultas; y los AMPA automedida de la presión arterial, sistemas de medida que se aplica de manera habitual en el domicilio, conocidos comúnmente como tensiómetros. El mercado está plagado ellos, pero la Fundación Española del Corazón lo deja, claro al asegurar que “no todos los aparatos son exactos ni están debidamente validados por organismos competentes”. Es decir, que si queremos adquirir un tensiómetro que nos dé datos fiables, tenemos que fijarnos algo más que en el precio o en la facilidad de uso, tiene que estar reconocido como fiable por algún organismo de reconocido prestigio e independientes como la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH) o la Sociedad Internacional de Hipertensión (OMS/ISH). En Internet existen listados que se pueden consultar. El consejo es, por tanto, que si no se encuentra en algunos de estos listados, no lo compres.

Un tensiómetro manual nunca sustituirá a los que estamos acostumbrados a ver en las consultas, con un manguito, una pera de caucho y un estetoscopio, pero, debido a la complejidad de su uso, no es recomendable tener uno en casa. Para ello, existen, a grandes rasgos, dos opciones de tensiómetros digitales:

•De manguito / brazo. Para hinchar el manguito y comenzar la medición, basta con ajustarlo alrededor del brazo izquierdo y apretar un botón. En pocos minutos aparecerá en la pantalla una lectura digital de su presión arterial sistólica y diastólica, y la frecuencia cardiaca.

•De muñeca. El procedimiento es el mismo que el de manguito, pero en lugar del brazo, la presión arterial se mide alrededor de la muñeca. Aunque existen muchos fiables, por lo general son mucho menos que los de manguito debido a la posición del brazo respecto del corazón mientras se mide. La Fundación Española de corazón recomienda los de brazo.

Un tensiómetro no será todo lo fiable que podría si no se usa correctamente. Para eso, hay que seguir una serie de pautas y recomendaciones:

•Medirse la tensión después, al menos, de cinco minutos de reposo

•Antes de medirla, no comer inmediatamente, ni tomar bebidas excitantes (café, té, cola…) ni fumar.

•Evitar tomarse la tensión si se esta muy nervioso o estresado.

•La posición correcta es: sentado con la espalda apoyada, con los pies en el suelo (no cruzados), el brazo relajado y apoyado y las palmas hacia arriba.

•El manguito tiene que estar en contacto con la piel, nunca encima de la ropa es necesario.

No hablar mientras el manguito se hincha. El manguito debe justarse bien al brazo. Hay distintos tamaños si se necesita.

•Las cifras no se redondean

•Para comprobar si el tensiómetro es preciso, se puede usar por primera vez al mismo tiempo que se nos mide con uno profesional, en la farmacia o en la consulta del médico.

•Cada vez que los uses, haz varias mediciones y quédate con la media.

•No importa la hora a la que te midas la presión arterial, pero sí es recomendable que sea siempre a la misma hora y nunca inmediatamente después de tomar antihipertensivos.

•Evita tomarla en habitaciones donde haga frio o calor. Una temperatura de entre 20-25 grados sería lo ideal.

Además de realizar todos los pasos correctamente, para elaborar un correcto seguimiento de tu presión arterial, deberás apuntar diariamente los valores y llevárselos al médico regularmente, pues un siguiente en casa, aunque puede ser muy útil, no sustituye las visitas de control del médico de familia.