El rodillo de jade: ¿cómo nos puede ayudar en nuestra rutina facial?

El jade es una gema que, en los últimos tiempos, se ha convertido en un aliado perfecto para el cuidado de la piel, gracias a la venta de los conocidos como rodillos de jade.

Este producto, que se puede adquirir a través de Internet o en numerosas tiendas dedicadas a los productos cosméticos, suele tener un doble rodillo, cada uno de un tamaño para adaptarse a las diferentes partes del rostro.

La utilización del rodillo de jade es muy sencilla. Basta con hacer circular el rodillo por el rostro, masajeando con la piedra las diferentes zonas de la cara, así como las zonas del cuello y el escote.

El rodillo de jade se puede utilizar a cualquier hora del día. Una buena rutina para la piel puede ser la de realizar un lavado facial al final del día, eliminando los restos de maquillaje y suciedad de la piel para, después, masajear utilizando el rodillo de jade.

La realización de masajes con el rodillo de jade por el rostro tiene varios beneficios, que se resumen en una mejor circulación del rostro, drenaje y reducción de la hinchazón, tal y como explica The Beauty Blog de Susana García.

De este modo, este producto mejora el drenaje linfático y evita la retención de líquidos. Esto hace que sea una buena opción para tratar la zona de las ojeras y las bolsas de los ojos, así como la zona del contorno facial, reduciendo la flacidez y la papada.

La piedra de jade produce estos beneficios gracias a las propiedades de la propia gema que, al estar siempre a baja temperatura, ayuda a contraer los vasos sanguíneos y desinflama la piel.