¿Puede mutar el coronavirus? Un estudio identifica 200 mutaciones de la COVID-19

Todos los virus mutan de forma natural y estudiar cómo funcionan y de qué manera se producen estas mutaciones es esencial para analizar la propagación de una pandemia como la actual.

Un equipo de investigadores del University College de Londres (Reino Unido) ha realizado un estudio tomando muestras de un total de 7.500 personas positivas por coronavirus y ha descubierto aproximadamente 200 mutaciones genéticas, tal y como recoge el portal de salud de Europa Press, Infosalus.

Este nuevo hallazgo, publicado en la revista Infection, Genetics and Evolution, podría servir para avanzar en el desarrollo de tratamientos contra la COVID-19, así como para crear posibles vacunas, ya que sirve de ayuda para entender cómo este nuevo virus se está adaptando al huésped humano.

Uno de las conclusiones que refleja el estudio es la ausencia del conocido como ‘paciente cero’ en la mayoría de regiones, ya que han descubierto que una alta proporción de la diversidad genética mundial del SARS-CoV-2 se sitúa en los países más afectados, lo que parece indicar una rápida transmisión desde los primeros comienzos de la pandemia.

«Todos los virus mutan de forma natural. Las mutaciones en sí mismas no son malas y no hay nada que sugiera que el nuevo coronavirus está mutando de una forma más rápida o lenta de los esperado, así como si se está volviendo más letal o contagioso», señalan los investigadores del estudio.

Por otra parte, una de las cuestiones más analizadas estos últimos días es la que hace referencia a la posibilidad de que el virus haya estado expandiéndose entre la población mucho antes de que se detectara por primera vez en la ciudad china de Wuhan.

El estudio evidencia que este virus surgió a finales del año 2019 y que, aproximadamente, en diciembre saltó del huésped a los seres humanos. Por tanto, los resultados señalan que es poco probable que pudiera haber estado en circulación mucho tiempo antes de que se identificara.

«Un desafío importante para vencer a los virus es que una vacuna o un medicamento podrían no ser efectivos si el virus ha mutado. Si enfocamos nuestros esfuerzos en partes del virus que tienen menos probabilidades de mutar, tenemos una mayor probabilidad de desarrollar medicamentos que será efectivo a largo plazo«, han añadido los autores.