Federica Burgio: “los animales de compañía son más fuente de salud que de enfermedad”

El 60% de las enfermedades infecciosas descritas en humanos provienen de animales, es decir, que son zoonosis, palabra tristemente de moda debido a la crisis del Covid-19. Las zoonosis pueden ser transmitidas por animales salvajes, como parece ser el caso de nuevo coronavirus, a través de la carne que comemos o por las mascotas con las que convivimos. Federica Burgio, veterinaria y responsable científica de animales de MSD Animal Health, compañía de servicios y medicamentos de uso veterinario, nos habló de algunas de las zoonosis más frecuentes entre los animales de compañía y de la importancia del papel del veterinario para prevenirlas.

La palabra zoonosis está más de moda que nunca a causa de la crisis del coronavirus, pero ¿qué es exactamente una zoonosis?

Las zoonosis son enfermedades que se transmiten de animales a hombres y viceversa, porque en el caso del coronavirus, ha habido casos, no muchos de mascotas que se han contagiado de sus dueños. Hay muchas enfermedades que se transmiten entre uno animales y otros, de hecho, el 60% de las enfermedades infecciosas descritas en humanos son zoonosis, y esto nos tiene que hacer pensar en la importancia que tienen.

¿Qué tipos de zoonosis existen y cómo se transmiten?

Existen de muchos tipos, pues pueden ser transmitidas por virus, bacterias, hongos o parásitos tanto internos como los gusanos intestinales, como externos, entre ellos la sarna, las garrapatas…

¿Cómo se transmiten las enfermedades de los animales a los humanos?

Se pueden transmitir de varias formas, por contacto, como sería el caso de los ácaros de la sarna; por un vector, generalmente un insecto que, al picar a alguien o un animal infectado con alguna enfermedad, nos pica y nos contagia, como es el caso de la enfermedad de Lyme o la leishmaniosis; por ingestión de algunos alimentos ‘contaminados’ por algún microorganismo; o por mordedura o arañazo, como la enfermedad de arañazo de gato o la rabia.

Con nuestras mascotas convivimos muy estrechamente. ¿Cuál es el riesgo de contraer una zoonosis en este caso?

Bueno, antes de nada, quiero destacar que el riesgo siempre existe, pero que los animales son todavía mejores para la salud que el riesgo real que representan. Hay muchos estudios que demuestran que tener una mascota ayuda a disminuir el riesgo cardíaco, fortalecen el sistema inmunológico, mejorar la forma física y son una gran fuente de felicidad, sobre todo para las personas ancianas y que viven solas, pues favorecen las relaciones sociales. También son capaces de reducir el dolor el dolor de los niños en UCIS pediátricas… todo esto hay que ponerlo en valor. Por eso, lo más importante es que los animales estén sanos y cuidados, porque si es así, no hay ningún riesgo de transmisión. Si protegemos a las mascotas con las que convivimos, protegemos la nuestra, y la mejor medicina es siempre la prevención a través de las visitas al veterinario. Las personas que tienen animales a su cargo tienen que cumplir tres premisas: mantenerse informados, ser responsables con los cuidados y mantener el control veterinario al día, que consiste cumplir con el calendario de vacunación y hacer una desparasitación externa e interna cuando el veterinario considere porque, por ejemplo, si conviven con personas inmunodeprimidas tendremos que hacerlo más a menudo. Es cierto que hay cientos de zoonosis, desde la rabia, hasta la leishmaniosis, la toxoplasmosis, leptospirosis, enfermedad de arañazo de gato, e incluso la salmonelosis, pero todas ellas se pueden evitar siguiendo los consejos del veterinario, que es un sanitario.

Una de las zoonosis más peligrosas y letales es la rabia, fácilmente prevenible con una vacuna. ¿Se puede decir que esta enfermedad está erradicada en países como España?

Lo que pasa con la rabia es incomprensible, porque es una enfermedad mortal desde el momento en que aparecen los síntomas, no hay nada que hacer, y, sin embargo, la vacuna en muchas comunidades autónomas no es obligatoria. En España se puede decir que está erradicada porque sólo ha habido una muerte en los últimos años y fue de un señor que se contagió fuera de España, pero es tan fácilmente prevenible, que solo con vacunar a todos los perros y a los gatos, nos protegemos a todos. En Marruecos, que es un país muy cercano al nuestro, la rabia no está erradicada, y si entra un perro infectado a España no podrá transmitirla si están todos los perros vacunados. Y es una pena, porque en el mundo todavía siguen muriendo 60 mil personas que mueren de rabia al año. Como hemos podido comprobar, los virus no conocen fronteras.

La leishmaniosis, en embargo, sí sigue estado presente en España…

Sí, aunque es una enfermedad que produce muchas muertes en zonas más desfavorecidas y está muy relacionada con el sistema inmune del individuo. El perro es el reservorio principal y se transmite a través de un protozoo llamado leishmania. Un pequeño mosquito (flebótomo) pica a un animal infectado, este pica a otro después y transmite este protozoo y la enfermedad que provoca. Tratando a nuestro perro con productos repelentes contra los flebótomos, evitaremos que les piquen y le transmita la enfermedad. Hay veces que ya la padecen y con una buena medicación pueden llevar una buena calidad de vida, pero si utilizamos estos repelentes, evitaremos que les piquen y que transmita la enfermedad a otras personas o animales que pique después. También existe una vacuna. Protegiendo al perro protegemos al resto de la familia y a las personas, principalmente a los niños, que es a los que más les afecta la enfermedad.

¿Y qué hay de la enfermedad de Lyme?

La transmisión es la misma que la leishmaniosis, pero con la diferencia de que la garrapata no infecta en cuanto pica, sino que tarda horas, por lo que, si quitamos la garrapata con productos de una manera rápida, evitaremos que infecte y transmita la enfermedad. La picadura no la evitamos, pero sí la enfermedad, que en el caso del Lyme la provoca una bacteria. También se puede prevenir con repelentes.

La toxoplasmosis está entre las más frecuentes y es especialmente conocida por las embarazadas…

En el caso de la toxoplasmosis yo quiero tirar una lanza a favor de nuestros amigos los gatos, porque en realidad, yo, por ejemplo, que soy veterinaria y he tenido además gato toda la vida, di negativo en los mis embarazos. Muchas veces los ginecólogos recomiendan a las embarazadas que no se acerquen a los gatos cuando en realidad la mayor fuente de contagio no es el contacto con los gatos, sino la carne cruda, las verduras… Si tenemos gatos estando embarazadas, lo mejor para evitar que un gato nos pudiera contagiar de toxoplasmosis es la higiene de la caja del gato, de nuestras manos, no mordernos las uñas… Además, por suerte, no es una enfermedad muy frecuente.

¿Qué impacto tiene el tráfico ilegal de mascotas exóticas en el aumento de las zoonosis?

Por suerte ahora ya se ha pasado bastante el boom de estas mascotas exóticas, que también pueden provocar enfermedades, sobre todo porque muchas de ellas acaban abandonadas especialmente aves como las cotorras. Estas y otras aves pueden transmitir la psitacosis, que es una enfermedad pulmonar, las tortugas, aunque en España no es frecuente, pueden transmitir salmonelosis… Pero con estas mascotas ocurre como con las convencionales, evitamos el riesgo yendo al veterinario. Muchas veces pensamos que por tener un animal distinto a un perro o un gato no tenemos que ir al veterinario, y no es así, porque además existen veterinarios especializados en este tipo de mascotas.

La clave es, entonces, ir regularmente al veterinario, tengas la mascota que tengas.

Eso es. Si tú llevas regularmente -y no sólo una vez al año- y siempre que haga falta, a tu mascota al veterinario, sea cual sea la mascota, se previene de manera significativa el riesgo de contraer cualquier zoonosis. Unas mascotas bien cuidadas son fuente de salud, no de enfermedad. Y, al igual que no le das cualquier fármaco a tu hijo sin acudir al pediatra, con el veterinario ocurre lo mismo. Cualquier fármaco, desde un tratamiento hasta un collar para desparasitar, etc., tiene que recomendarlo un sanitario. Cuando tenemos en casa una mascota, tenemos un ser vivo al que hay que cuidar y del que hay que responsabilizarse, tanto por ellos, como por nosotros.

El 75% de las nuevas enfermedades infecciosas en los humanos provienen de animales, cómo es el nuevo coronavirus. ¿Se puede hacer algo evitarlo?

Tener más en cuenta al veterinario como sanitario y trabajar con ellos de forma coordinada. Siempre que hay un veterinario de por medio, se reduce el riesgo de zoonosis, porque además de las mascotas y los animales de granja, los veterinarios también cuidamos la fauna silvestre, que puede ser origen de enfermedades, y el principal objetivo de la veterinaria es la prevención.

El control sanitario es fundamental, por eso es muy difícil que aquí se produzca una situación como la que ha provocado el nuevo coronavirus, porque, por ejemplo, cuando los cazadores van a cacería y quieren consumir la carne del animal que han cazado, esta carne tiene que estar controlado por un veterinario para impedir que se produzca un contagio de este tipo. Y en la cadena alimentaria normal, está aún está controlado. Aquí no podemos tener ningún temor en ese sentido, pero vivimos en un mundo globalizado en el que lo que ocurre en la otra parte del mundo, nos afecta.

El lema de los veterinarios es ‘higia pecoris salus populi’, la salud de los animales es la salud de las personas, y Pasteur que ‘la medicina cura al hombre, la veterinaria a la humanidad’, y eso está más en boga que nunca. Los expertos en epidemias desde siempre hemos sido los veterinarios, que estamos acostumbrados a controlarlas desde siempre.