Organizar el tocador en sencillos pasos: ¿qué accesorios necesito?

Muchas personas utilizan el propio espejo del baño o un espejo de pared en la habitación para maquillarse de pie. Además, los diferentes cosméticos y productos de maquillaje se suelen guardar en neceseres y en las estanterías del baño, por lo que no están al alcance ni bien organizados.

Esto se debe, sobre todo, a la falta de espacio que impide tener un lugar específico para el arreglo personal y donde guardar todos los productos de belleza, cuidado y aseo.

Sin embargo, organizar un tocador es muy sencillo y tampoco se necesita mucho espacio adicional. Con una pequeña mesa y un espejo de pared o, incluso, un espejo de mesa, sería suficiente para crear un rinconcito donde poder maquillarse, peinarse…

Lo primero es colocar el tocador o una pequeña mesa en un lugar donde haya luz natural. Si esto no es posible, se pueden utilizar las típicas luces que, en ocasiones, vienen incorporadas en el propio espejo.

En Ikea se pueden encontrar espejos de mesa de múltiples formas, con gran variedad de precios y diseños. También en Amazon hay muchos de ellos pensados para este uso. También hay en AliExpress luces para el espejo.

En segundo lugar, lo ideal es que la mesa venga provista de unos cajones donde poder guardar los productos. Si no tiene cajones, se pueden poner sobre la mesa diferentes cajitas donde guardar los productos de maquillaje, botes para las brochas y pequeñas cestas donde meter los peines o los perfumes.

Estas cajitas y accesorios para organizar el tocador se pueden encontrar en cualquier bazar, por ejemplo, en Bazar Chinatown online hay cajitas de diferentes tamaños y colores que son muy económicas.

Además, se pueden usar diferentes organizadores que ya vienen diseñados para los diferentes productos. En Amazon se pueden encontrar muchos organizadores de maquillaje que tienen hueco para las brochas, los discos desmaquillantes, las bases o las paletas de sombras.

Por último, para darle un poco de decorado al tocador se pueden emplear diferentes objetos como, por ejemplo, colocar sobre la mesa plantas o flores, alguna foto o cualquier otro elemento decorativo para la habitación.