Sin colaboración no hay vacuna

La élite de la inmunología norteamericana ha considerado necesario difundir un mensaje nítido: sin colaboración entre la ciencia pública y las farmacéuticas no hay vacuna. Como la ciencia pública es un empeño internacional, se infiere que también es necesaria la cooperación entre todos los países que estén en condiciones de aportar algo. El mundo necesita todos sus recursos para desarrollar una vacuna segura y eficaz y distribuirla a miles de millones de personas de todo el planeta. Muchas compañías farmacéuticas e institutos públicos están intentando distintos enfoques para crear una vacuna c…