Secretismo infundado

Resulta fatigoso entender la política informativa de las Administraciones durante la crisis pandémica. Los datos ofrecidos al público han sido incompletos y paradójicos, con cada comunidad autónoma midiendo a su aire los muertos y los infectados, la autoridad sanitaria central corriendo detrás de las deficiencias locales sin poder o sin querer explicarlas de manera comprensible y una desescalada que se ha convertido en los 400 metros estilos en su fase mariposa, cuando lo más importante es poder sacar la cabeza del agua para inhalar unos cuantos votos que eviten in extremis la anoxia. Las comu…