Una asamblea crucial

La primera asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se celebró en los peores años de la segunda posguerra, pero pocas habrá habido desde entonces más trascendentes que la que concluye hoy martes en Ginebra. No puedo conocer sus conclusiones mientras escribo esto, pero sí saber que, sean cuales sean, tendrán efectos perdurables en la gobernanza internacional. El momento es crítico, tal vez decisivo para el futuro de las sociedades y de la propia ONU que se afana en armonizarlas, con el éxito que todos conocemos….