Consultorio de Psicología: «No me aguanto ni yo, pero mi pareja me ve mal y no hace nada, le importan otras cosas»

Ya puedes leer aquí la nueva entrega del consultorio de Psicología con el que 20minutos pretende ayudar a resolver las dudas y dificultades que puedan tener los lectores (con los amigos, la pareja, la familia, en el trabajo…).

Para plantear tu problema escribe un correo electrónico a consultoriopsicologia@20minutos.es. Aquí tienes las respuestas que ha dado a las cuestiones de esta semana nuestra experta, Mª Jesús Álava Reyes.

PREGUNTA Unos pocos meses antes de empezar este confinamiento estaba conociendo a una chica que tiene novio pero todo pintaba muy bien en el sentido de que daríamos el paso a intentar algo.

Durante el confinamiento incluso nos hemos podido ver algún día a ratitos. Pero hace unos días, cuando más cerca hemos estado de que surgiera algo, porque nos hemos mantenido por respeto y esperar a hacer las cosas bien, se quedó molesta consigo misma y la noto distante, recogida, que hace por tapar la magia.

Esto me ha creado mucha inseguridad, ansiedad y hacerme mil preguntas, que no sé si luchar, darle tiempo … o qué hacer, porque no sirvo para dejar pasar el tiempo.

RESPUESTA DE LA EXPERTA La situación de esta chica es muy diferente a la tuya. Estar confinada con su novio hace todo muy complejo y difícil. Lo último que debes hacer es que se sienta presionada. Necesita tiempo, distancia, un ambiente más relajado y distendido, espacio para ella misma, para pensar, profundizar, reflexionar… y en estas circunstancias eso es muy difícil.

No comentas el error de actuar con precipitación y de encerrarte en esas miles de preguntas a las que difícilmente encontrarás respuestas objetivas.

Intenta centrarte en recuperar tu tranquilidad, tu seguridad y tu equilibrio emocional; eso es lo mejor que puedes hacer ahora en la situación que vives.

PREGUNTA Tengo un problema con mi pareja, él está en tratamiento psiquiátrico por un trastorno de personalidad y ansiedad acompañado con una depresión de bastante tiempo de duración.

Entiendo su situación pero la convivencia se ha vuelto ya inaguantable por sus cambios de humor, hasta el punto que el otro día vino la Policía a las 4 de la mañana por su arrebatos, porque se enfada y molesta por todo, no soporta los ruidos de la vida en general, insulta a todo el mundo y tiene una rabia incontrolable.

La verdad, no sé más cómo ayudarlo, creo que lo mejor es dejarlo solo e irme yo a otro domicilio. Los especialistas que lo tratan no veo yo que lo visiten con constancia y solo le dan pastillas y más pastillas, y él las toma con descontrol.

En fin, una vida muy triste que me está arrastrando. No aguanto más esta situación, yo soy muy alegre y me está invadiendo la tristeza.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Prolongar esta situación no le ayuda a él y a ti te está minando. Ahora mismo vuestra relación no es sana. Él no tiene el nivel de autocontrol que se necesita para una convivencia pacífica; el aguantar y aguantar por tu parte sólo te lleva a desfondarte y él lo único que aprende es que puede seguir agrediendo, enfadándose y molestándose por todo.

Además del tratamiento farmacológico necesitaría terapia psicológica para empezar a trabajar sus niveles de autocontrol emocional; para que fuese consciente de que el mundo no está contra él y que nadie tiene la culpa de su malestar.

Él necesita seguir un tratamiento con mucha supervisión; si toma la medicación de forma descontrolada, si sigue con esos arrebatos… está claro que así cada vez evolucionará a peor.

Por mucho que te resulte difícil la mejor forma de ayudarte y ayudarle a él es poner distancia física y también distancia emocional. No sigas en una relación que es enfermiza.

PREGUNTA Soy una chica de 22 años que lleva con su novio 6 años y viviendo con él 3. Hace un año él abrió una empresa y desde ahí he notado que nuestra relación ha cambiado, como que ha pasado a un segundo plano.

Se le ha ido la alegría, no se deja animar, durante la cuarentena hemos mantenido solo una vez el acto sexual y lleva como medio año rechazándome, y a mí como mujer me hace sentir muy mal.

Lo curioso es que cuando está dormido me busca para follar y mientras lo estamos haciendo se despierta pero en el día no me busca para nada y si le busco yo a él me quita siempre. Yo no sé qué hacer y creo que me estoy cansando de la situación.

Dice que para él eso no es importante, que solo quiere mimos, pero para mí si lo es, si no lo practico ahora con 22 años, miedo me da cuando sea más mayor.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Es posible que él esté muy condicionado por su proyecto laboral, pero desde luego tiene que centrarse emocionalmente. Efectivamente, sois muy jóvenes para tener ese rechazo a las relaciones sexuales. Los mimos son una forma maravillosa de comunicarse, siempre y cuando el resto de la comunicación vaya bien.

Si su cambio fue a raíz de crear su propia empresa, coméntale que necesita centrarse, que tú sigues formando parte de su vida, pero que ahora sus preocupaciones o sus intereses profesionales parecen no dejarte un hueco en su vida. Él no vive como problema lo que para ti es una situación difícil de soportar.

Uno no puede estar bien a costa del sufrimiento o la insatisfacción del otro. Intenta llegar a un acuerdo razonable, concederos un tiempo de distanciamiento (también de distanciamiento físico), donde él pueda analizar qué relación quiere, qué necesita, qué está dispuesto a hacer para cuidarte…

Seguir juntos, en estas circunstancias, sólo va a contribuir a que cada vez el distanciamiento sea mayor, a que tú te debilites día a día y a que vuestra historia termine con un dolor y un sufrimiento que podéis evitar.

Dale ese tiempo, pero dáselo sin estar a su lado. Tiene que sentir también tu ausencia y clarificar sus emociones.

PREGUNTA No sé cómo empezar, mi relación no está pasando por un buen momento, sé que puedo ser el problema porque no me aguanto ni yo, pero aun así creo que la otra parte tendría que estar apoyándome cuando me ve mal, y siento que no lo hace, le he dicho varias veces que no me encuentro bien pero parecen importarle más otros temas que mi estado.

Si fuera al revés mi condición sería preocuparme un poco más, intentar animarle en estos momentos tan revueltos. Estoy decepcionada.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Estás decepcionada, pero si a ti misma te cuesta aguantarte podría resultar algo inflexible que pidas a la otra parte que lo haga, y que además te anime.

No todo el mundo tiene esa capacidad de escucha y de acción. Cada persona también vive sus propias circunstancias y a veces esa desconexión que parece mostrar puede ser un mecanismo de defensa para no hundirse o para evitar una confrontación.

En definitiva, no te confundas, la solución a tu estado emocional no está en la otra parte, está dentro de ti y eso es lo que tendrás que trabajar y donde conviene que concentres todos tus esfuerzos.

Comentas que no sabes cuál es el problema; si aún no lo sabes no es sencillo encontrar la solución, pero ahí te podrá ayudar leer algún libro como ‘La inutilidad del sufrimiento’, ahí detallo cómo actuar en estos casos, cómo hacer “registros de pensamientos” que nos ayudan a centrar el problema.

PREGUNTA Soy una mujer de 40 años. Toda la vida he sufrido una acusada dependencia emocional de cualquiera que me hiciera caso. Tengo una fuerte carencia afectiva y baja autoestima por sufrir malos tratos de joven.

Me he puesto en manos de un psicólogo y lo que no podría nunca a sospechar es que llegara a tener también dependencia de él, de una persona que no tiene nada que ver conmigo. El psicólogo al saber esto me ha dado un plazo de 1 mes sin terapia y si pasado ese tiempo no lo he superado ha decidido tristemente que debemos dejar la terapia.

Ya no sé qué hacer, tengo muchas ganas de seguir mandándole whatsap. ¿Qué me aconseja?

RESPUESTA DE LA EXPERTA Si emocionalmente te has enganchado tanto a tu psicólogo es preferible que cambies de terapeuta. Estás repitiendo un patrón: alguien te hace caso y tú desarrollas dependencia emocional.

Es crucial que puedas trabajar cuanto antes tu confianza y tu seguridad en ti misma; que puedas subir tu autoestima, que tu vida no esté marcada por la gente que tienes alrededor, por los que te hacen caso o te ignoran.

No te engañes, necesitas ayuda, pero ayuda profesional. Tu reacción demuestra tu vulnerabilidad, por eso es tan importante que empieces cuanto antes otra terapia. Seguramente, hay muchas cosas aún pendientes de trabajar a nivel emocional; en este sentido, quizás te venga bien leer ‘Las 3 claves de la felicidad’, ahí insisto mucho en cómo conseguir perdonarnos y perdonar, cómo lograr la fortaleza y el equilibrio emocional que tanto buscamos.

Aunque sea doloroso, da el paso y confía en ti, si trabajas desde dentro terminarás consiguiendo lo que tanto necesitas.

PREGUNTA Tengo 21 años, soy chico y mi problema es mi autoestima. Es verdad que a lo largo de estos últimos meses he llegado a interesarle a varios chicos y mi vida sexual ha sido bastante satisfactoria (no tengo pareja). Igualmente, no logro gustarme físicamente.

Sé que no soy feo, pero no puedo evitar siempre compararme con otros chicos. Estas comparaciones me han llegado a afectar tanto que hasta he llegado a quitarme varias veces la aplicación de Instagram y de Twitter.

Odio necesitarlo, pero siento la necesidad de un reconocimento por parte de los demás, sobre todo del físico que es con lo que me siento inseguro. Especialmente la cara, en general.

Respecto al cuerpo, es verdad que celo el de muchos, pero realmente es algo que se puede cambiar con trabajo. Mi problema vendría a ser cómo me siento con respecto a mi cara, que no se puede entrenar. Envidio mucho a los chicos con barbas completas y frondosas, con las mandíbulas marcadas… Yo no tengo eso.

Ha llegado a un punto en el que he visto chicos muy guapos en la calle y en lugar de pensar «joder, qué guapo es» mi pensamiento automático ha sido «joder, ojalá tuviera yo esa cara».

RESPUESTA DE LA EXPERTA La realidad es que lo pasas muy mal. En tu escrito veo muchas ideas irracionales del estilo “siento la necesidad de un reconocimento por parte de los demás, sobre todo del físico que es con lo que me siento inseguro. Especialmente, la cara, en general”.

Esas ideas te provocan un sufrimiento tan inútil como estéril, acrecientan tu inseguridad y bajan tu autoestima. Probablemente necesitarás ayuda psicológica para poder superar esas fijaciones, obsesiones y pensamientos automáticos que te inundan y que están condicionando tu vida.

Si dejas tu bienestar en manos de los demás jamás serás libre y jamás tendrás el control de tus emociones; y esto es una tragedia que conviene resolver cuanto antes.

Habría que trabajar la confrontación de tus pensamientos, y convendrá hacerlo fortaleciendo de forma simultánea tu autoestima. No es fácil combatir las obsesiones que tienes, pero tú eres una persona sensible, que tratas de superar tus miedos y que mereces conseguir tus metas.

En esta cuarentena te podrá ayudar leer ‘Lo mejor de tu vida eres tú’, donde se detalla cómo mejorar nuestra confianza.